Disturbios y despidos masivos en la red de proveedores de Inditex en Bangladesh

stop

Al menos 1.500 trabajadores han sido despedidos en una semana de protestas en la industria textil de Dhaka por los bajos salarios

E.D.G.

Imagen de la protesta que organizó en Dhaka la Federación de Trabajadores de la Industria Textil de Bangladesh
Imagen de la protesta que organizó en Dhaka la Federación de Trabajadores de la Industria Textil de Bangladesh

en A Coruña, 29 de diciembre de 2016 (03:38 CET)

Miles de despidos, decenas de detenciones y parones en las fábricas textiles de Bangladesh, que abastecen a algunas de las principales multinacionales de la moda, entre ellas, Inditex. Es el balance de varias jornadas de protesta de miles de trabajadores que demandaban un incremento en los salarios que perciben.

La conflictividad laboral arrancó por el despido de 121 trabajadores en el centro de producción de Ashulia, en Dhaka, y continuó con la demanda de una mejora salarial que no se produce desde 2013, después del derrumbe del edificio de Rana Plaza que acabó con la vida de 1.132 personas, según la organización Labor Rights, aunque las cifras varían.

Detención de líderes sindicales

Según France Press, al menos 1.500 trabajadores han sido despedidos tras la huelga, después de que decenas de miles de empleados se echaran a la calle y forzaran una parada de una semana en decenas de fábricas del distrito de Ashulia, que producen para marcas como Gap, Zara o H&M. La Federación de Trabajadores de la Industria del Vestido de Bangladesh cifró en 3.500 los despedidos.

La Policía intervino en las protestas al considerarlas ilegales y detuvo al menos a 30 personas, entre las que estaban siete dirigentes sindicales y un reportero de televisión, en este último caso, por "difundir noticias falsas y provocadoras", según recoge The Guardian. El periodista es Nazmul Huda, el primero que informó sobre los problemas en la estructura del edificio Rana Plaza, informa BBC.

El martes se retomó la actividad

Este martes, un portavoz de la policía, Nur Nabi, aseguraba que todas las fábricas habían reanudado su actividad y que "el 90% de los trabajadores" se había reincorporado a sus puestos.

El rotativo británico relata que muchos de los empleados se enteraron del despido al llegar a su lugar de trabajo, en una lista que colgaba de la puerta de la fábrica. También recuerda las dificultades para volver a trabajar en Dhaka una vez que se ha sufrido un despido, pues los dueños de los centros textiles intercambian listas de nombres e incluso distribuyen fotografías.

Triplicar el salario

Los trabajadores reclamaban que se triplicase su salario pues sostienen que apenas es suficiente para poder pagar el alquiler. Los bajos costes de producción son el principal reclamo del área para atraer a los grandes clientes internacionales que buscan comprar a bajo precio.

Inditex cuenta en Bangladesh con un clúster propio de proveedores, que a cierre del ejercicio 2015 estaba formado por 139 fábricas con 387.000 trabajadores vinculados a ellas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad