Diez empresas acaparan el 70% de la obra pública de la Xunta

stop

Isolux Corsán, implicada en los sobrecostes del AVE, es la mayor adjudicataria de la Confederación Hidrográfica del Miño

Obras en Galicia | EFE

08 de mayo de 2014 (20:51 CET)

El mantra de la austeridad no impide que, de nuevo, las adjudicaciones de obras públicas de la Xunta recaigan en un selecto grupo de empresas. De un año a otro pueden variar los protagonistas, pero no la concentración en unas cuantas manos del total del volumen adjudicado. Volvió a suceder en 2013, cuando la Administración gallega otorgó a diez empresas el 68,7% del total del importe adjudicado en obra pública.

Las estrecheces generadas por la contención de las cuentas públicas llevaron a la Xunta a adjudicar un total de 161 obras por importe de 124,1 millones de euros. Para constatar el nivel de concentración basta con repasar los datos que maneja la Federación Gallega de la Construcción. Del total licitado, cinco empresas se repartieron el 52,7% en un total de 15 obras. Se trata de compañías como Vías y Construcciones, CRC Obras y Servicios, Antalsis, Extraco e Isolux-Corsán. Las tres primeras sumaron obras por algo más de 44 millones, lo que supuso el 36,8% del total.

Empresas con problemas


En ese grupo de cinco empresas destacan Isolux-Corsán, implicada en serios problemas tras las detenciones de parte de su cúpula dentro de una supuesta trama de corrupción en las obras del AVE; Antalsis, actualmente en preconcurso de acreedores, y Extraco, investigada por prácticas anticompetitivas junto otro grupo de empresas.

De las 161 obras adjudicadas por la Xunta el año pasado, según el ranking de la Federación Gallega de la Construcción, las diez mayores adjudicatarias sumaros 28 proyectos, que se traduce en obras por valor de 85,2 millones de euros. Si se analiza el total adjudicado por todas las administraciones, otras diez empresas suman el 40% de la obra pública, lo que prueba el grado de concentración de las adjudicaciones de San Caetano.

Las favoritas cambian

Copasa
, tradicionalmente una de las favoritas de la Xunta, se cae al sexto puesto, con siete obras por importe total de 7,2 millones, lo que representa apenas un 5,8% del total adjudicado. Otro tanto sucede con Acciona, una de las privilegiadas. Figura en la séptima posición, con dos obras por 4,8 millones.

En total, las diez empresas que acapararon el 70% de las adjudicaciones de obra pública por parte del Ejecutivo de Alberto Núñez Feijóo son, además de Vías y Construcciones, CRC Obras y Servicios, Antalsis, Extraco, Isolux, Copasa y Acciona; Proyecon Galicia, Construcciones Vila- Rio Miño y Veolia Water System Iberica.

San José, la primera constructora gallega, aunque nunca demasiado favorecida por proyectos desde que Feijóo está en San Caetano, recibió una obra por 1,9 millones por parte de la Xunta. Una situación similar es la de Construcciones Taboada y Ramos, en otro tiempo indiscutible para la Administración gallega. Figura en el puesto decimoctavo, con tres obras por 1,2 millones.

De la 'Pokémon' a la 'Yogui'

Pero en el ranking de la patronal de la construcción también hay emergentes, en este caso entre las obras del propio Estado. Y son polémicos. Tanto adjudicatario como licitador. Se trata de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil, envuelta en la Operación Pokémon con su expresidente Francisco Fernández Liñares al frente. Este organismo público dependiente del Estado hizo de Isolux Corsán –en el epicentro de la Operación Yogui relacionada con la construcción de tramos del AVE-- su mayor adjudicataria de obra durante el año pasado. Según el mencionado análisis de la patronal, Isolux logró dos obras de la confederación hidrográfica por valor de 3,2 millones, lo que representó el 23,65% de los 13,6 millones que adjudicó dicho organismo en 2013.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad