Diéter planea pedir más crédito a los bancos para pagar las facturas de la patronal

stop

El presidente de los empresarios gallegos intentará una aprobación 'exprés' de las cuentas pese a la persistente resistencia que está encontrando en Lugo, Pontevedra y Ourense

Antonio Dieter Moure, presidente de la CEG

en A Coruña, 26 de febrero de 2016 (03:08 CET)

El permanente periodo de excepción que atraviesa la Confederación de Empresarios de Galicia desde la última etapa de José Manuel Fernández Alvariño ha tensionado la tesorería de la institución. No es tanto un problema de viabilidad, pues el último balance que sigue pendiente de aprobación arrojaría, en principio, beneficios. Las dificultades vienen de que la caja está medio vacía. La liquidez actual de la patronal, según fuentes empresariales, alcanzaría para afrontar pagos durante los próximos dos meses, pero poco más.

Las estrecheces han quedado parcialmente aliviadas por el convenio para la red de oficinas en el exterior, un proyecto para favorecer la internacionalización de las empresas gallegas que firma con el Igape. La prórroga del contrato con el Gobierno gallego permite liberar partidas de ingresos para la CEG.

Póliza de hasta 600.000 euros

Pese a todo, el equipo de Antonio Diéter Moure, el empresario ourensano que sucedió a Alvariño en reñida disputa con José Manuel Pérez Canal, ha diseñado un plan para intentar que la patronal se vaya de vacaciones de verano con las cuentas y presupuesto aprobados y sin agobios contables.

La CEG apurará las auditorías que ha encargado Diéter sobre el periodo de gestión de Alvariño y el de la junta de vicepresidentes que estuvo al frente hasta las elecciones. Pretende que estén listos en un periodo de 40 días. Con los documentos en la mano como garantía, ya que las cuentas seguirán sin aprobar, prevén activar una póliza bancaria que permita cubrir los gastos diarios de la patronal, fundamentalmente, nóminas e hipoteca. La cuantía que se está valorando está entre los 500.000 y los 600.000 euros.

Acelerar la aprobación de cuentas

Diéter Moure estimó que las provinciales dispondrían de dos meses para el estudio de las auditorías y negociaciones hasta que se convoque la asamblea xeral que debe aprobar las cuentas y presupuesto. Eso situaría junio como el plazo más corto para que la CEG tenga sus números aprobados y en regla. Pero en realidad, el diseño más optimista del nuevo presidente pasaría por un mes de estudio y la aprobación exprés de los balances.

No está claro que se vaya a refinanciar la deuda, una propuesta que llevaba Pérez Canal en su asalto a la presidencia y que también sostenía Alvariño.

Aguantar hasta 2017

Este es un ejercicio clave para la salud financera de la CEG, pues en 2017 se amortiza la deuda hipotecaria y la patronal se libera de los 400.000 euros anuales que debe abonar por su sede. También es el año en el que Pérez Canal, rival de Diéter en los últimos comicios, debe someterse a la reelección si quiere seguir presidiendo la Confederación de Empresarios de Ourense.

El fuego cruzado de la campaña entre los dos empresarios siguió después, con la amenaza del cogerente de Aceites Abril de impugnar el resultado de las elecciones, que este jueves retiró, y con su oposición a los nombramientos del tesorero y contador de Diéter, en lo que estuvo respaldado por la patronal de Lugo y Pontevedra.

El dilema del equipo económico

Las posibilidades del nuevo presidente para lograr consensos no están nada claras. Las heridas siguen abiertas en la patronal. El comité ejecutivo rechazó por segunda vez el nombramiento de tesorero y contador por la oposición de Ourense, Lugo y Pontevedra.

Diéter propone designar a David Sobral --representante de los parques empresariales-- y a Carmen José López --de los jóvenes empresarios--. El primero, rechazado por Lugo, la segunda, por la dirección de la provincial pontevedresa, según las fuentes consultadas. Los contrarios al nombramiento alegan que las sectoriales a las que representan podrían incumplir los estatutos.

Sigue la tensión

Al margen de los nombramientos, que quedaron aplazados, Diéter Moure logró sacar adelante once de los 12 puntos previstos en la reunión del comité ejecutivo y la junta directiva, a la que no acudió y que trató de impugnar la patronal lucense.

Entre los asuntos a refrendar estaban los dos nombramientos de libre designación del presidente, que serán Enrique Mallón (Asime) y José María Seijas (Federación de Comercio), y los de la comisión de internacionalización, fundamental por el convenio de la red exterior, donde estará también Mallón y el propio Pérez Canal.

Aunque los partidarios de Diéter y el propio presidente han transmitido el mensaje de una reunión exitosa, por el número de propuestas que salen adelante, la tensión sigue siendo palpable en la patronal. Diéter ya habría advertido a las direcciones de Lugo, Pontevedra y Ourense que si hay bloqueo, se marchará, según fuentes empresariales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad