DIA reserva 49 millones para incentivos

stop

SALARIOS

Montoro, en el Congreso, defiende los recortes de Rajoy

20 de julio de 2012 (01:30 CET)

La cadena de distribución DIA completará el sueldo de sus directivos con dos paquetes de incentivos valorados en 49 millones de euros. Se trata de un plan a largo plazo y otro de retribución plurianual.

Ambos están condicionados a los resultados económicos de la spin-off de Carrefour.

En total, 210 ejecutivos optan a los bonus a cobrar en metálico o en títulos de la multinacional. La hucha que la mejor empresa del Ibex en los últimos 12 meses está llenando para los beneficiarios tiene forma de autocartera. DIA controla prácticamente el 4% de su capital. La mitad de esa porción es la que pagará los complementos salariales.

La primera liquidación se producirá en 2013 y tomará en consideración los resultados de 2011 y 2012. El segundo plan se percibirá dentro de tres años con el ejercicio de 2013 como referencia. Desde la salida a bolsa las ganancias de la compañía han sorprendido a los analistas más optimistas.

La segunda meta a cumplir antes de cobrar los emolumentos extra tiene que ver, precisamente, con los inversores. El accionista debe percibir un retorno mínimo del 10% al año para que se activen los planes. Este mes la acción se ha movido en máximos.

Sortear la crisis


El próximo 2 de agosto, la cotizada presentará los resultados del primer semestre, se esperan más ganancias. De momento, la última gran referencia es el beneficio bruto (ebitda) amasado durante 2011: 500 millones, mejor de lo proyectado justo hace 12 meses.

Pero la crisis económica puede suavizar la curva ascendente de DIA y anular los incentivos. El equipo de la presidenta, Ana María Llopis, tiene ante si el reto de sortear la crisis en un escenario relativo al consumo que se deteriora cada día que pasa.

En 2013, el grupo prevé un resultado de 626 millones mientras algunas casas de análisis rebajan los beneficios hasta 612 millones. El deterioro de la economía española que, por ahora, supone el 30% del ebitda, juega también en contra de la multinacional española.

Sin embargo, DIA es una compañía poco endeudada y una máquina de circulante. Son las dos fortalezas en las que confía el equipo directivo para cumplir y cobrar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad