Deutsche se une a la banca española para conceder el crédito urgente a Pescanova

stop

Todas las entidades del 'steering comittee' expecto RBS aportarán en conjunto 55 millones

Embarcación de Pescanova, al lado de una imagen del presidente De Sousa / EFE

13 de mayo de 2013 (23:59 CET)

Las entidades españolas con mayor exposición a la deuda de Pescanova sabían que no les quedaba otra. Este lunes acordaron, in extremis, entregar a la multinacional un crédito urgente de 55 millones de euros destinado a pago corriente. Banco Sabadell, NCG, Caixabank, Bankia y Banco Popular tendrán que hacer un desembolso proporcional a la deuda que la entidad mantiene con ellos.

No obstante, y aunque parecía muy poco probable, tendrán un compañero más para repartir la carga. Será Deutsche Bank, que a última hora decidió aportar dinero a la multinacional gallega.

Entidades extranjeras

Hasta la semana pasada era del todo improbable que un banco extranjero conviniese aportar parte del crédito extra que necesitaba Pescanova de forma urgente. Las entidades de fuera de España aseguraban que no inyectarían ni un euro más en base a la información que estaban recibiendo por parte del grupo.

No obstante, durante todos estos días se han sucedido las negociaciones. El actual administrador concursal de Pescanova, Deloitte, forzó la maquinaria con encuentros con el núcleo duro acreedores (steering committee) y con las firmas por separado para conseguir el anhelado crédito.

RBS

Del principal núcleo acreedor, todas las entidades excepto Royal Bank of Scotland (RBS) se han mostrado dispuestos, finalmente, a facilitar la liquidez de la firma gallega. Hace un mes ya se rumoreó que la entidad escocesa estudiaba acciones legales cotra los antiguos gestores de la entidad.

Como ya se especulaba, estos 55 millones tendrán consideración de deuda privilegiada dentro del procedimiento concursal. No se aplicarán quitas y tendrán prioridad de cobro.

Venta de activos

Sin embargo, la inyección de liquidez es tan sólo un parche temporal. Se estima que le servirá para afrontar pagos urgentes durante unos cuatro o cinco meses. Para entonces, ya se debería conocer la deuda exacta de la pesquera así como la contraída con cada acreedor. El juez tendrá en su poder un plan de viabilidad redactado por Deloitte que pasará, muy probablemente, por la venta de activos.

De momento, las negociaciones entre los actuales gestores de Pescanova y la banca todavía no han acabado. Las entidades pagadoras tendrán que volver a reunirse con Deloitte para cerrar algunos flecos. Además, tratarán de que otros bancos con menos riesgo en la empresa acaben arrimando el hombro con el crédito extra. 

No en vano, aunque el crédito final se ha fijado en 55 millones de euros, Deloitte llegó a pedir hasta 100 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad