José María Marín Quemada, presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC)| APIE

Detenido el empresario que llevó a la quiebra a Toypes

stop

Esteban Roig Padrosa, el último dueño de la textil dezana, detenido por una presunta estafa en la comercialización de electricidad

Economía Digital Galicia

José María Marín Quemada, presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC)| APIE

en A Coruña, 01 de diciembre de 2017 (15:00 CET)

La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha detenido a un viejo conocido de Galicia, el empresario que llevó a la quiebra a la popular empresa textil Creaciones Toypes, cuya nave salió a la venta este mismo año.

Esteban Roig Padrosa fue apresado en el marco de la Operación Ambar, una investigación contra una estafa en la comercialización de electricidad. Roig Padrosa, acusado de los delitos de organización criminal, estafa, blanqueo de capitales y contra la Hacienda Pública, sería el cabecilla de una trama que defraudó, según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, 94 millones de euros.

Junto al empresario, han sido detenidas otras 17 personas, supuestos colaboradores en la fraudulenta operativa que empleó un entramado societario compuesto por más de 180 empresas, informa El Pais.

Incautados 18 coches de alta gama, pisos y un velero

La investigación se inició el año pasado, a raíz de una denuncia de Competencia, que alertó de la aparición de numerosas comercializadoras de electricidad que se extinguían en poco más de un año de actividad dejando tras de sí agujeros millonarios.

Roig Padrosa había creado 13 y utilizaba hasta 24 testaferros para manejar el resto del entramado desde Barcelona, según las primeras conclusiones de la investigación.

A los detenidos se les ha incautado un importante patrimonio, como 18 coches de alta gama, nueve inmuebles, más de un centenar de productos financieras o un velero.

Roig Padrosa controló hasta 2011 la firma textil Toypes, con sede en Lalín, a través de la firma Gutsen&Vergelsa, y fue administrador único de la empresa hasta 2009. Bajo su mando, la textil entró en concurso y acabó en liquidación, dejando importantes deudas con sus más de 60 trabajadores. Tras acumular nóminas de atraso, la plantilla protagonizó numerosas movilizaciones por las calles de Lalín.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad