El hotel Luis de León, propiedad del Grupo Urvasco.

Denuncian a la cúpula del Grupo Urvasco por alzamiento de bienes

stop

El fondo Carey Value Added, gestionado por Azora, denuncia falsedad en las cuentas, alzamiento de bienes y apropiación indebida en la constructora

17 de septiembre de 2017 (21:34 CET)

Al Grupo Urvasco se le acumulan los frentes judiciales. Si el concurso de acreedores en el que se encuentra inmersa la matriz de la cadena hotelera Silken no fuera suficiente, Carey Value Added, el acreedor que instigó el concurso, denuncia a la cúpula por un presunto alzamiento de bienes, falsedad en las cuentas y apropiación indebida. Un conflicto que se remonta a las deudas generadas por la compra de un establecimiento en Londres.

Según ha podido saber Economía Digital, el fondo de inversión Carey Value Added, gestionado por Azora, tiene una querella abierta contra los administradores de Grupo Urvasco, su filial Grupo Hotelero Urvasco y su matriz Numeros Clausus como responsables civiles. Además, el vehículo también carga contra María del Carmen Hernández, antigua presidenta de Urvasco, y sus hijos como “partícipes a título lucrativo”.

Con el proceso abierto en el juzgado de instrucción número 2 de Vitoria, fuentes judiciales explican que la fase de instrucción ya ha concluido y se está a la espera de que el magistrado fije una fecha para el juicio oral.

De este modo, el vehículo inversor acusa a la cúpula de la promotora vasca de haber "sustraido u ocultado" parte del patrimonio para sea dificultoso encontrar activos con los que cubrir la deuda. El amago también se habría producido, presuntamente, en las cuentas de la empresa.

No sólo eso. Carey también denuncia un delito continuado de apropiación indebida y señala directamente a la antigua presidenta de Urvasco de lucrarse con bienes que no le pertenecían realmente.

La guerra entre Carey y Urvasco se remonta al 2007

El conflicto se remonta al año 2007, cuando el fondo le concedió un préstamo de 49,1 millones de euros para la adquisición del Marconi House, un hotel de Londes, con la intención de convertirlo en un Silken. Un año después, el vehículo ya vio que la constructora de Vitoria comenzaba a poner dificultades para el retorno del crédito, por lo ya se provisionó la cantidad.

A su vez, el fondo y la empresa vasca vivieron un pleito en Reino Unido por la financiación y compra del inmueble. En abril de 2014, el juez dio la razón al demandante. Ante la sentencia, Carey trató de cobrar la deuda pero las negativas dieron lugar a un nuevo escenario: la solicitud de concurso de acreedores, a comienzos de 2015.

Como explica Economía Digital, Urvasco se ha desmoronado desde entonces: ya ha perdido sus mejores hoteles y se espera que el juzgado de lo mercantil 1 de Vitoria fije una fecha para la subasta del resto de activos. Mientras, edificios como el Silken Puerta América o el Silken Diagonal han abandonado el mapa de la empresa.

Carey ve "improbable" recuperar la deuda total de Urvasco: 180 millones de euros

Sin embargo, Carey ve “improbable” la recuperación total de los créditos concursales. En total, el pasivo acumulado de la constructora con Carey alcanza los 180 millones de euros.

Mientras, el fondo sigue a la espera de ejecutar en España la sentencia favorable obtenida en el Reino Unido. El proceso, en el juzgado de primera instancia número 7 de Vitoria, se encuentra suspendido a la espera de la resolución del concurso de acreedores.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad