Demandas millonarias sacuden las concesiones de Florentino Pérez en Galicia

stop

Urbaser, la empresa del grupo ACS que gestiona la planta de residuos de Nostián, se jugó en juicios y reclamaciones administrativas más de 60 millones en los últimos cinco años

Florentino Pérez, presidente y mayor accionista de ACS

en A Coruña, 22 de julio de 2015 (06:10 CET)

Urbaser es mucho más que la empresa que controla el 49% de Emafesa, la gestora de aguas de Ferrol cuestionada por la contaminación del suministro y amenazada por la remunicipalización del servicio que propone el alcalde, Jorge Suárez. En realidad es un gigante controlado por el grupo ACS, de Florentino Pérez. Tiene un patrimonio neto superior a los 550 millones y alcanzó un volumen de negocio de 1.651 millones el año pasado a través de más de 160 subsidiarias repartidas por cuatro continentes.

El enorme aparato para cazar contratas en los sectores de recogida y tratamiento de residuos, limpieza viaria, jardinería y aguas, no sólo ha pescado en Ferrolterra. Urbaser se encarga de tareas de limpieza viaria en Ferrol, Lugo, Narón, Ribeira y Santiago de Compostela, es concesionaria de la planta de tratamiento de residuos de Nostián tras ganar el concurso público integrada en la UTE Albada, e incluso tiene una filial dedicada a la limpieza y adecuación de zonas verdes con domicilio en Abegondo: Orto Parques y Jardines. Esta sociedad, que firma el grueso de sus contratos para el cuidado de jardines en la provincia de A Coruña, factura más de 5,6 millones al año.

Guerra interna en Nostián

En una empresa como Urbaser, tan prolija en contratos, las investigaciones abiertas a su participada en Ferrol no son el mayor conflicto en el que está envuelta. Cerca de allí, en la atribulada Nostián, la refriega fue mayor y derivó en reclamaciones millonarias. La sociedad que encabeza el área de medio ambiente de ACS batalló con su socia en la concesión, Babckock Kommunal MBH, a la que exigió 21 millones de euros por diversas incidencias en la puesta en marcha de la planta. Babckock conformaba la UTE adjudicataria con un 26% de la participación. que a posteriori fue adquirida por Urbaser.

En 2010, Urbaser volvió a la carga y plantó ante el Ayuntamiento de A Coruña un escrito en el que solicitaba el reconocimiento de una deuda de 33 millones por determinados sobrecostes, entre los que se incluían las inversiones para el intercambio de residuos con Sogama. La admisión de esta deuda implicaba un aumento del canon millonario que percibe a cambio de la gestión de residuos en los municipios a los que da servicio Nostián.

Impuestos en Ponteceso

Mientras Urbaser litigaba contra su socio, Facenda litigaba contra Urbaser. La Xunta llevó al Tribunal Superior de Xustiza de Galicia a la empresa para reclamarle el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados derivado de su contrato con el Concello de Ponteceso para la explotación y mantenimiento del punto limpio del municipio. La reclamación ascendía a 5,8 millones de euros, los que corresponderían a la liquidación del tributo.

Una sentencia del pasado año dio la razón a la empresa al entender el juez que no existía "desplazamiento patrimonial hacia la concesionaria ni uso privativo de bienes de dominio público", por lo que no estaba sujeta al gravamen.

La Xunta presentó recursos similares por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales contra Urbaser en Sada, Sanxenxo y A Pobra por contratos de transporte de residuos. Las reclamaciones alcanzaban una cuantía conjunta cercana a los 600.000 euros. Facenda sólo consiguió victorias parciales. Todas las causas siguen pendientes de recursos en los tribunales.

Lío con los jardines de Carballo

En cuanto a la filial de Urbaser para el cuidado de jardines y zonas verdes, Orto Parques y Jardines, que fue concesionaria tanto en A Coruña como en Carballo, también tuvo sus tiranteces con el Consisterio que dirige Ángel García Seoane.

Presentó un contencioso administrativo contra el Concello al detectar irregularidades en el concurso para adjudicar el contrato de jardines, presupuestado en 2,1 millones. La sociedad dependiente de Urbaser había sido la adjudicataria del mismo hasta 2011.

Galicia, un mercado no tan pequeño

A pesar de contar con un buen número de contratos, para la empresa de Florentino Pérez Galicia representa un trozo pequeño del pastel. De hecho, Urbaser la engloba en la zona norte junto a Asturias, Cantabria y País Vasco. En las cuatro comunidades, facturaba 78,9 millones de euros en 2013, el último balance individual presentado por la empresa, que acaba de ganar, hace poco más de un mes, una demanda contra el Concello de Marín por valor de 700.000 euros. Hace referencia a la actualización de precios del servicio de recogida de basuras entre 2008 y 2011 y, como las otras, está pendiente de recurso.

El conjunto de reclamaciones y litigios abiertos en suelo gallego, principalmente en la provincia de A Coruña, desde 2010, alcanzan una cuantía cercana a los 60 millones, si bien es cierto que gran parte de estos se corresponden con la planta de Nostián. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad