Deloitte y KPMG preparan la salvación de Pescanova

stop

La CNMV propone a la primera como administradora concursal y mantiene la auditoría forense en la que trabaja la segunda

Manuel Fernández de Sousa al lado de una imagen de un barco de la flota de Pescanova / EFE

26 de abril de 2013 (22:09 CET)

Las cosas se aceleran en Pescanova. Un día después de que el juzgado declarase el concurso de acreedores y pusiese la compañía en manos de la CNMV apartando a Sousa y al consejo de administración, el supervisor de los mercados ha propuesto administrador concursal. La auditora Deloitte.

Además, según informó la Comisión Nacional del Mercado de Valores a preguntas de este medio, KPMG continúa con los trabajos de auditoría forense encargados por la empresa pesquera hace 10 días y que se desarrollan bajo la “monitorización” del organismo que preside Elvira Rodríguez. Ambas tendrán que tratar de desenmarañar la contabilidad de la segunda empresa de Galicia.

La elección del administrador

La CNMV quería que el administrador concursal de Pescanova fuese una de las cuatro grandes auditoras: Deloitte, KPMG, PricewaterhouseCoopers o Ernst & Young. No obstante, no todas estaban en disposición de acceder a esta encomienda.

La elección de KPMG era incompatible al estar ya realizando los trabajos de forensic. Por su parte, Ernst & Young había quedado descartada al haber auditado a la propia Pescanova entre 1990 y 2001. Durante esos años, la consultora apuntó salvedades relativas a la contabilidad del grupo.

Cinco días para aceptar

La CNMV ya ha comunicado su elección tanto al juzgado de lo Mercantil número 1 de Pontevedra como a la propia Pescanova. La administración propuesta también ha sido informada de su deber de comparecer ante el tribunal y manifestar su aceptación o no del cargo. Tiene un plazo de cinco días para hacerlo.

Lo cierto es que el concurso en el que ha entrado Pescanova tiene una serie de peculiaridades. En primer lugar porque, a pesar de ser, de momento, voluntario, el juez Roberto de la Cruz ha decidido apartar de la gestión de la empresa al consejo de administración. En segundo lugar, tampoco es habitual que el juzgado designe a un único administrador concursal. En este caso, la autoridad bursátil que, a su vez, ha delegado en Deloitte.

Plazo de dos meses


El administrador concursal tiene un plazo de dos meses para elaborar un informe sobre el estado de la pesquera. Asimismo, según establece la Ley Concursal, deberá ponerse en contacto con los acreedores para informar de la declaración del concurso y su deber de comunicar los créditos, para lo que tienen un mes.

A estas alturas, la deuda real de la pesquera sigue siendo una incógnita, aunque diversas fuentes sostienen que sobrepasa los 3.000 millones sólo con entidades bancarias, además de casi 400 millones en bonos. Parte de esa abultada cifra es debida a pagarés descontados a Pescanova por distintos bancos y que no aparecen contabilizados en los libros. Esos créditos podrían elevar la deuda entre 200 y 500 millones de euros.

Querella de los grandes accionistas


Mientras tanto, tres grandes accionistas de Pescanova (Damm, Luxempart e Iberfomento) esperan a conocer los pasos que dará Deloitte como administrador concursal para estudiar la posible presentación de querellas contra Fernández de Sousa, por su gestión al frente de la multinacional.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad