Deloitte se reúne hoy con la banca para cerrar el crédito urgente de Pescanova

stop

UBI Banca mantendrá sus pólizas a pesar de haber detectado facturas falsas

04 de junio de 2013 (01:09 CET)

Deloitte lo ha pasado mal para poder conseguir el crédito de 55 millones de euros que Pescanova necesita. Sin embargo, tras semanas de negociaciones parece que la anhelada inyección de oxígeno llegará en breve. El administrador concursal de la pesquera ha convocado a la banca acreedora a una reunión este martes en la que, previsiblemente, se cerrará por fin el préstamo.

Eso sí, al tratarse de una empresa inmersa en concurso de acreedores, la palabra final la tendrá el juez del mercantil número 1 de Pontevedra, que debe dar luz verde.

Condiciones pactadas

De momento, la banca ya ha trasladado a Deloitte las condiciones del crédito express de 55 millones, de los que la propia Xunta de Galicia aportará cuatro.

La marca Pescanova y la sede de Chapela se establecen como aval para ejecutar la inyección de liquidez que se destinará a financiar circulante. Tendrá consideración de deuda privilegiada, con un interés de Euribor más 4%.

Los bancos que en principio participarán en este crédito son los integrantes del steering committee, excepto Royal Bank of Scotland. Santander y BBVA se unirán a Banc Sabadell, NCG, Bankia, Popular y Deutsche Bank.

UBI Banca llega a un acuerdo

Pero Deloitte tiene otro motivo más para alegrarse. Según indicó este lunes la compañía pesquera mediante un escueto comunicado, la entidad italiana UBI Banca ha firmado un acuerdo por el que mantendrá las pólizas de factoring que tiene con las compañías comercializadoras del grupo en España.

El factoring es un proceso que permite que una entidad bancaria adelantar un porcentaje significativo (entre el 50% y el 90%) de las facturas a un cliente. A cambio, el banco cobra una comisión fija más un tipo de interés referenciado a las pólizas de descuento. El plazo de vencimiento oscila entre los 30 y los 90 días.

¿Facturas falsas?

Pescanova recurrió a esta práctica de forma habitual cuando comenzó a presentar problemas de liquidez. Según aseguran fuentes conocedoras del proceso concursal, la compañía podría haber emitido facturas falsas. De hecho, indican que este motivo habría sido el que movió a UBI Banca a cortar el grifo del crédito con la pesquera.

No obstante, aunque la compañía gallega parece haber llegado a una acuerdo con el banco italiano, no es la única entidad extranjera que ha decido restringir su línea de financiación a Pescanova. “Otra entidad portuguesa también siguió la misma dirección cuando se detectaron las facturas falsas”, indican.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad