Deloitte reacciona ante las maniobras de Fernández de Sousa

stop

Controlará todos los movimientos de personal y los flujos de caja de Pescanova

Planta de Pescanova en Chapela

09 de mayo de 2013 (01:45 CET)

Deloitte es el actual administrador concursal de Pescanova, y Manuel Fernández de Sousa y todo el consejo han sido apartados de la gestión de la multinacional. Sin embargo, aún hay movimientos ajenos a la auditora que se siguen realizando en el grupo y a los que trata de poner freno.

Ya antes de la entrada en concurso de acreedores, la empresa gallega comenzó un discreto baile de directivos desde la matriz Pescanova SA a varias filiales. Entre los traspasados se encuentra el propio hijo de Fernández de Sousa. Además, el pasado 26 de abril, un día después de que se declarase el auto que apartaba al presidente de la compañía, se inscribía en el Registro Mercantil de Pontevedra el nombramiento de Olegario Casal Cabaleiro como administrador de Novapesca Trading, una filial especialmente compleja que despierta los recelos de los acreedores, el banco malo de Pescanova.

Control absoluto

Ante esta situación, Deloitte ha decidido dar un golpe en la mesa. Los nuevos gestores han pedido al personal de administración y oficinas que les notifiquen todos los movimientos de personal, flujos de cajas y demás actuaciones en el ámbito de la empresa. No se fían de más movimientos paralelos.

Los trabajadores de Pescanova han recibido indicaciones. Tendrán que trasladar por escrito todos los movimientos que se realicen. “No se puede firmar un papel ni darle visto bueno sin remitirlo antes a los dos auditores y su equipo”, explicaron diversas fuentes a E.P.

La banca, informada

La propia Deloitte, en la reunión que mantuvo este lunes con la banca acreedora ya informó en términos similares. “Aclaró que los poderes de Fernández de Sousa y del consejo quedaban totalmente revocados e indicó que no sólo no podían firmar ninguna cuenta, tampoco podían tener acceso a ellas ni consultarlas”, comentaron otras fuentes conocedoras de las negociaciones.

La consultora todavía tiene mucho trabajo por delante ya que desenredar la maraña contable de Pescanova no es cosa sencilla. De momento, parece prácticamente seguro que las entidades españolas con más riesgo en la pesquera asumirán el crédito urgente de 60 millones que se demanda debido a las necesidades urgentes de liquidez.

Aportarán el crédito, aunque con la seguridad de que sólo se destinará a financiar circulante. Además, dicha línea tendría consideración de preferente a la hora de cobrar sobre cualquier otro acreedor. Por otro lado, las entidades con mayor deuda quieren que los aportes monetarios no sólo recaigan en ellos, sino que también ayuden los bancos con menos riesgo.

Pesca Chile

Desde luego la situación de las filiales en el extranjero no pinta bien. Este miércoles, Pescanova informó de forma oficial de la quiebra de Pesca Chile. Según medios extranjeros significará la salida de 600 trabajadores. No obstante, la banca acreedora estima que podrían recuperar el 100% del capital prestado a la compañía si se inicia una venta ordenada de activos. 

Ese es el principal miedo de los sindicatos en España. Que el concurso se resuelva mediante la venta de activos estratégicos o troceando la empresa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad