Deloitte prepara el concurso de las filiales de Pescanova en Brasil e Irlanda

stop

El administrador trata de evitar la liquidación de Pesca Brasil y Eiranova Fisheries, ante la presión de los acreedores

Embarcación de Pescanova, al lado de una imagen del presidente De Sousa / EFE

30 de mayo de 2013 (21:06 CET)

Gran parte de los 55 millones de euros que la banca acreedora inyectará en Pescanova como crédito urgente tiene como destino las filiales extranjeras del grupo. La necesidad de liquidez es un imperativo en muchas de las empresas que la pesquera tiene repartidas por el globo. Tanto, que Deloitte estudia solicitar el concurso de acreedores para las sociedades que el grupo tiene en Brasil e Irlanda.

Según ha podido saber Economía Digital, el actual administrador concursal de Pescanova habría tomado esta decisión como una medida preventiva, para evitar que ambas filiales acabasen liquidadas, ante las deudas contraídas con sus acreedores.

Fuentes conocedoras de la situación de la compañía gallega indican que el descontento de los proveedores es patente, no sólo en las filiales extranjeras. “En algunos casos, llevan más de dos meses sin cobrar”, aseguran.

Pescanova Brasil y Eiranova Fisheries

Pescanova Brasil, ubicada en Río de Janeiro, comercializa los productos de la marca en el país suramericano y pilota la producción de tilapia, un pez de origen africano, desde la región de Pernambuco. En 2008, cuando comenzó a extraer las primeras tilapias, Fernández de Sousa auguró una producción anual de 10.000 toneladas.

Según se recoge en el último informe de auditoría de las cuentas anuales de la pesquera, Pescanova SA controla el 98,50% de la filial brasileña.

La irlandesa, Eiranova Fisheries, tiene un valor de inversión de 3,3 millones de euros. Cuenta con una planta, ubicada en Cork, donde procesa camarón y que emplea a unas 20 personas, según medios locales. Alrededor de 100 barcos de pesca del puerto de Castleownbere abastecen a la empresa de sus capturas, así como otras grandes embarcaciones de pesca de mariscos.

El precedente de Pesca Chile

A principios de mes, Deloitte ya tuvo que comunicar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que la filial chilena Pesca Chile entraba en quiebra. La administración concursal señaló que el 2 de mayo el Juzgado Civil de Santiago de Chile declaró la quiebra de la compañía.

Pesca Chile estaba inmersa en un proceso de venta de activos después de que fracasase su intento de sacar a bolsa el 45% de la filial. La quiebra se decantó cuando el banco británico HSBC solicitó la insolvencia de la sociedad. Deloitte trata ahora de evitar una situación similar.

Argenova y Pescafina

Casi al mismo tiempo que Pesca Chile quebraba, otra de las filiales de Pescanova en Argentina, Argenova, solicitó en los juzgados de Buenos Aires entrar en concurso de acreedores.

En España, de momento, tan sólo la filial Pescafina SA se ha visto abocada a pedir su entrada en preconcurso. Esta sociedad cerró 2012 con un volumen de ventas superior a los 600 millones de euros, según datos expuestos en su propia web.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad