Deloitte pedirá más tiempo al juez para acabar el informe concursal

stop

Debido a la complejidad de Pescanova, la entrega podría retrasarse hasta agosto

28 de mayo de 2013 (19:56 CET)

Deloitte tiene problemas para desenredar la gran maraña contable que envuelve a Pescanova y sus filiales. Según Europa Press, el administrador concursal sopesa solicitar al juez dos meses más para elaborar el informe concursal de la firma gallega, teniendo en cuenta la complejidad y el volumen de información.

Fuentes conocedoras del proceso aseguran que sería posible que estuviese concluido a finales de agosto.

Plazo legal de dos meses

La consultora dispone de dos meses para presentar el informe concursal, contados a partir de la fecha en que se produjo su aceptación como administrador. Deloitte aceptó su nuevo cargo el pasado 29 de abril, por lo que legalmente, el plazo expira a finales de junio.

No obstante, el juez podrá prorrogar por un tiempo no superior a dos meses dicho plazo, a solicitud de Deloitte, antes de que concluya el periodo legal, en el caso de que concurran circunstancias excepcionales, como es el caso de Pescanova.

Casos excepcionales

"La lógica dice que Deloitte tardará un poco más en elaborar el informe, ya que será muy difícil tenerlo acabado en el plazo de dos meses, por lo que podrá pedir una prórroga de otros dos meses, teniendo en cuenta que Pescanova cumple con creces esas circunstancias excepcionales", según han señalado expertos en procesos concursales.

De esta forma, los expertos nombrados por Deloitte, Senén Touza y Santiago Hurtado, podría tener concluido el informe concursal de Pescanova a finales de agosto, con información detallada del estado de su contabilidad, así como sobre su activo y pasivo, y la lista de acreedores.

Una vez que los administradores concursales hayan recogido dicha información y la relación actualizada de créditos contra la masa, el juez dictará resolución con el cierre de la fase común y con la apertura de la fase de convenio o de liquidación.

KPMG investiga en los ordenadores

Por otra parte, los técnicos de KPMG, auditor forense de Pescanova, buscan en los ordenadores de los directivos pistas sobre la situación financiera de la multinacional pesquera, actualmente en concurso de acreedores y bajo la administración de Deloitte.

Así, este martes, los auditores han examinado "minuciosamente" al menos cinco ordenadores: los equipos con los que trabajaban directivos y personal de confianza del presidente Manuel Fernández de Sousa, apartado de la dirección de Pescanova y de las filiales por decisión judicial.

Fuentes solventes han indicado a Europa Press que entre los ordenadores investigados estarían los de César Real (quien fuera jefe de área de Pescanova y apoderado en varias filiales), Alfredo López Uroz (director de Administración) o Joaquín Viña (director de relaciones con los inversores).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad