Deloitte paraliza la revocación de BDO

stop

Frena el proceso durante 60 días en los que el ICAC podrá emitir un dictamen sobre la firma auditora

Oficina de BDO | BDO

21 de mayo de 2013 (16:06 CET)

Otro giro de guión en la crisis que azota a la segunda empresa de Galicia. Pescanova, administrada por Deloitte tras su entrada en concurso de acreedores, ha remitido un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores en el que solicita la suspensión durante 60 días del proceso de revocación de BDO Auditores.

La firma auditora revisó las cuentas de la pesquera desde 2001. Sin embargo, en la misma fecha en la que pidió el concurso de acreedores, la madrugada del 5 de abril, el consejo de Pescanova acordó solicitar al juzgado Mercantil competente la revocación del nombramiento de BDO como auditores para la verificación de sus cuentas anuales individuales y consolidadas del ejercicio 2012, así como la designación de otro auditor. Cinco consejeros votaron en contra de esta medida.

Este martes, Deloitte ha dado un paso en la otra dirección. "Pescanova S.A. ha solicitado la suspensión por 60 días del procedimiento instado el 5 de abril, mediante el que se pretendía la revocación del auditor de la compañía”, comunicó a la CNMV. La petición se produce “tras requerimiento efectuado por el juzgado de lo Mercantil número dos de Pontevedra”.

La independencia del auditor, en duda

Durante los 60 días en los que se paraliza la revocación de BDO, indica el comunicado, “para la salvaguarda de todos los intereses presentes, se recabará de la autoridad correspondiente dictamen relativo a la concurrencia, si la hubiere, de alguna causa que pudiera afectar a la independencia de BDO Auditores como auditores de Pescanova”.

Dicha institución será el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), que evaluará si de produjo o no conflicto de intereses en el trabajo realizado por BDO.

Declaraciones cruzadas

Tras recusar al auditor, la pesquera argumentó que no realizó correctamente su trabajo al no detectar la deuda acumulada de la compañía e, incluso, contrató al despacho de abogados Albiñana & Suárez de Lezo para elaborar una demanda contra BDO.

La auditora, por su parte, se mantuvo firme ante las críticas. En una nota remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y dirigida al presidente del grupo gallego, Manuel Fernández de Sousa-Faro, manifestó que no había causa para solicitar, entonces, su revocación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad