Deloitte ofrece la marca de Pescanova como aval para un crédito urgente

stop

Los administradores consideran la opción por la negativa de la Xunta a aportar 55 millones en garantías

Planta de Pescanova en Chapela (Pontevedra) / EFE

24 de mayo de 2013 (20:22 CET)

Deloitte aún no ha sido capaz de cerrar con la banca acreedora la inyección de liquidez que necesita Pescanova para afrontar sus pagos diarios. Las entidades han pedido tiempo y más garantías, aunque insisten en que llegarán a un acuerdo antes de que acabe el mes.

El actual administrador concursal de la multinacional pesquera baraja distintas posibilidades para poder presentar ante la banca un aval que garantice la devolución del crédito que necesita.

Desechada la posibilidad de que la Xunta de Galicia aporte 55 millones de euros como garantía, Deloitte estudia pignorar el ebitda del grupo o, incluso, ofrecer la propia marca como garantía.

Santander, BBVA y Bankinter participarán

Hace casi dos semanas que se anunció que la auditora había llegado a un acuerdo con las principales entidades expuestas a la deuda de Pescanova (Banc Sabadell, NCG, Bankia, Caixabank, el Popular y Deutsche Bank).

Estaban dispuestas a conceder un crédito extra de 55 millones de euros que tendrá carácter preferente en el cobro. No obstante, la negociación se atascó, por lo que Deloitte salió en la búsqueda de más bancos que aportasen crédito.

Durante los últimos siete días ha mantenido contactos con entidades con menos riesgo en la pesquera. Según fuentes conocedoras de las negociaciones, existen muchas probabilidades de que Santander, BBVA y Bankinter participen en la inyección urgente que necesita la compañía gallega.

Conversaciones

Según Europa Press, después de conocerse el auto del juez Ruz que imputa a Manuel Fernández de Sousa y otros tres directivos de la empresa por falseamiento de cuentas, las conversaciones con el steering committee bancario se han reanudado, por lo que Deloitte espera conseguir el crédito la próxima semana.

No obstante, la gran banca acreedora lo tiene claro. “Es necesario tener garantías de que ese dinero no se va a perder también. Por el momento, los números de la empresa aún no han sido presentados”, indican fuentes cercanas a las entidades.

Los avales de Deloitte

Ante estas demandas, Deloitte baraja distintas posibilidades para poder ofrecer un aval convincente a los acreedores.

Su primera opción era que la propia Xunta de Galicia aportase 55 millones de euros. Esta posibilidad quedó abortada al considerar el gobierno gallego que supondría un aumento de la deuda autonómica.

Los beneficios como garantía

Con la negativa de Alberto Núñez Feijóo (PP), Deloitte buscó nuevas salidas. Fuentes conocedoras de las negociaciones con la banca aseguran que una de las posibilidades que baraja la administración concursal es pignorar el ebitda de la compañía. Es decir, ofrecer su beneficio bruto antes de deducciones y gastos financieros como garantía para el crédito.

Pescanova cerró 2011 con 180 millones de euros de ebitda, aunque la banca acreedora sospecha que durante 2012 se redujo hasta los 140 millones.

La otra posibilidad es que la propia marca Pescanova se constituya como garantía ante la banca.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad