Deloitte controlará la caja y exige información sobre los movimientos de personal

stop

Los trabajadores de Pescanova han recibido orden de no firmar nada sin antes avisar a los gestores

08 de mayo de 2013 (15:53 CET)

Los administradores concursales de la auditora Deloitte que han asumido las riendas de Pescanova han pedido al personal de administración y oficinas de la empresa que les notifiquen todos los movimientos de personal, flujos de cajas y demás actuaciones en el ámbito de la empresa, según han confirmado fuentes conocedoras de la situación de la multinacional.

Este ejercicio de "control y supervisión" se enmarca en los procedimientos habituales llevados cabo por los administradores concursales, y se hacen con el objetivo de "defender los intereses de los acreedores".

Obligados a comunicar

A ese respecto, los trabajadores de Pescanova han recibido indicaciones de que deberán trasladar por escrito todos los movimientos que se realicen. "No se puede firmar un papel ni darle visto bueno sin remitirlo antes a esas siete personas (los dos auditores y su equipo)", han explicado fuentes cercanas a la pesquera gallega.

Los administradores concursales han mantenido en los últimos días varias reuniones con miembros de los comités de empresa de Pescanova y sus filiales, a quienes han trasladado su intención de trabajar por la viabilidad de la empresa sin tener que adoptar, en la medida de lo posible, decisiones de ajuste de la plantilla.

Proceso concursal

No obstante, otras fuentes consultadas han precisado que los nuevos gestores de Pescanova dan por hecho que no se podrán evitar los "daños" en el proceso concursal.

Las mismas fuentes han reconocido que "las noticias que se conocen cada día sobre la actuación de los directivos" no dan motivos para el optimismo y creen que una de las principales dificultades que se encontrarán los administradores será "desenmascarar todo el entramado" de la multinacional, con continuos movimientos de personal ejecutivo entre las diferentes empresas del grupo.

Jesús García

Por otro lado, Jesús García, hombre de confianza del presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, ha renunciado a su cargo de consejero en la firma gallega, en la que lleva trabajando 50 años, al alegar "pérdida de confianza" en la gestión realizada.

"A la vista de los últimos acontecimientos ocurridos y de toda la información publicada en prensa, de ser cierta, debo comunicarles que he perdido toda mi confianza en el trabajo y la gestión realizada", señala en la carta remitida al consejo de administración el 6 de mayo.

Segundo consejero en abandonar el barco

De esta forma, García es el segundo consejero que abandona el barco después de que Antonio Basagoiti notificara a finales de abril su decisión "irrevocable" de dimitir como consejero de la firma gallega.

El hombre de confianza y asesor de Fernández de Sousa entró a formar parte del consejo de administración en abril de 2006 en representación de Sociedad Gallega de Importación de Carbones, controlada al 100% por el presidente de Pescanova y con un 0,052% de participación en la firma gallega, según ha informado este miércoles el Faro de Vigo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad