Deloitte arrasa como auditor de las grandes cotizadas gallegas

stop

La firma chequea las cuentas de Adolfo Domínguez, Inditex, NCG, San José o Martinsa y se repartió con PwC los estudios de las entidades financieras de la comunidad

Instalaciones de Deloitte

26 de diciembre de 2013 (23:44 CET)

Es un mercado concentrado pero con un suculento botín. Las cuatro grandes firmas de auditoría --KPMG, Deloitte, PriceWaterhouseCooper (PwC) y Ernst&Young-- se ocuparon del 96,3% de los informes remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores en 2012, dejando un trozo pequeño del pastel para el resto de auditoras, como BDO u otras de menor tamaño. Este desequilibrio se reproduce en Galicia, donde el claro dominador entre las empresas cotizadas es Deloitte.

Así consta en el análisis publicado este jueves por la CNMV que recoge, además de las empresas cotizadas, las sociedades emisoras de valores admitidos a cotización en mercados secundarios que requieren del trabajo supervisor del regulador. Deloitte es la firma auditora preferida entre las empresas gallegas, a mucha distancia de PwC. KPMG y Ernst&Young tienen una presencia testimonial en este espectro.

La favorita de las entidades financieras


En la cartera de Deloitte están Banco Gallego, ahora controlado por Banco Sabadell, la privatizada Novagalicia y varias filiales de la entidad financiera con sede central en A Coruña, Banco Pastor. En concreto, tres fondos de titulación de activos y otros dos fondos de hipotecas. Junto a PwC, la firma que audita Banco Popular --propietario del Pastor-- y Etcheverría, se reparte las filiales emisoras de títulos sobre activos e hipotecas de Banco Sabadell y Banco Pastor. Pero además, Deloitte, audita las filiales vinculadas a Caixa Rural Galega y Caixanova Emisiones.

La firma con sede central en Madrid chequea las cuentas de Adolfo Domínguez, la constructora de Jacinto Rey, Grupo San José, y del gigante textil Inditex. El año pasado se encargó de auditar las cuentas de Martinsa, tarea de la que se ocupaba en los últimos años Ernst&Young.

PwC, a la zaga


Muy lejos de este volumen de encargos están el resto de firmas. La que más se acerca a Deloitte es PriceWaterhouseCooper, pero sus vinculaciones a Galicia son más indirectas. Ha puesto un pie en el sistema financiero, con Banco Etcheverría y Banco Sabadell, el propietario de Banco Gallego. Y también se encarga de Banco Popular, el dueño de Pastor, y sus filiales. Entre ellas, audita Pastor Participaciones Preferentes S.A.

Sin embargo, en cuanto a las grandes empresas gallegas solo aparece en su cartera Zeltia, la farmacéutica presidida por José María Fernández de Sousa, el hermano del ex presidente de Pescanova. También audita las cuentas de Ence, la pastera con planta en Lourizán, y Gas Natural Fenosa.

Versos sueltos

El resto de firmas tienen una presencia testimonial entre las cotizadas gallegas. BDO, la histórica auditora de Pescanova, cuestionada tras la entrada de la pesquera en concurso de acreedores. KPMG audita Amper, la tecnológica donde ha aterrizado el hijo de José Luis Méndez, Yago Méndez. Pero su pieza más cotizada en Galicia es Audasa, la concesionaria de la Autopista do Atlántico.

La CNMV, que recibió 395 informes durante 2012 (un 1,7% menos al año anterior debido al proceso de reestructuración bancaria) incluye en su informe algunas salvedades relacionadas con empresas gallegas. Es el caso de Banco Gallego, debido al impacto de su integración en Banco Sabadell, y de Pescanova, inmersa en una profunda crisis que la llevó al concurso de acreedores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad