Mediante la compra de Deliveroo, Uber quiere dominar el segmento de la entrega de comida a domicilio.

Deliveroo se da de bruces contra su primer revés laboral

stop

Un acta de la Inspección de Trabajo de Valencia es la primera resolución que afirma que los 'riders' de Deliveroo no son autónomos

Economía Digital

Mediante la compra de Deliveroo, Uber quiere dominar el segmento de la entrega de comida a domicilio.

Barcelona, 17 de diciembre de 2017 (16:06 CET)

La primera resolución sobre el modelo de empleo de Deliveroo ha sido tajante: los repartidores de la compañía son asalariados, no autónomos. Un acta de liquidación de la Inspección de Trabajo de Valencia --con fecha del 11 de diciembre y recogida por El País-- rechaza el modelo laboral de esta y otras empresas que emplean a repartidores.

"En el presente supuesto, no obstante la existencia formal de contratos y facturas entre ambas partes, la relación civil que pretender crear esconde, en realidad, una verdadera relación laboral", dice el acta de la Inspección. "Debe prevalecer el verdadero contrato sobre el pacto fingido o aparentado".

En sus contratos, Deliveroo denomina a sus repartidores como "proveedores de servicios" y como "trabajadores autónomos", con lo que la empresa se permite no dar de alta en la Seguridad Social a sus empleados y no pagar las cotizaciones en el régimen de los asalariados.

"Somos una contradicción laboral porque somos autónomos pero la empresa nos trata como asalariados. Somos falsos autónomos", dijo un rider de Deliveroo en una manifestación a mediados de año. La Inspección concuerda: el acta señala que la relación es laboral porque el trabajador depende de la empresa para organizar su trabajo y porque la empresa fija unilateralmente la retribución y aporta toda la infraestructura de la actividad.

La Inspección de Trabajo le exije a Deliveroo el pago de 160.000 por las cotizaciones que no canceló en Valencia

Esta primera resolución no afecta a todos los repartidores que la compañía tiene en España contra Deliveroo porque forma parte del expediente abierto en Valencia por varias denuncias contra la empresa. Sin embargo, el sindicato de riders también ha presentado denuncias de trabajadores en Barcelona y Madrid, las cuales siguen abiertas en la Inspección.

La Inspección de Trabajo en Valencia le exije a la empresa 160.000 euros por cotizaciones no pagadas. "Esperamos que esta propuesta sea revisada en los tribunales y, habiendo ganado ante los tribunales en Reino Unido y Francia, confiamos en que se demuestre que son autónomos", respondió la razón social Roofoods Spain, responsable de Deliveroo en España.

Actualmente, Deliveroo también opera en ciudades como Sevilla, Zaragosa, Málaga, Badalona, Bilbao, Alicante y A Coruña

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad