El empresario Vicente Cotino acudiendo a declarar en el juicio por la trama Gürtel / EFE

Del Monte Neme a la Gürtel: los negocios del clan Cotino en Galicia

Vicente Cotino, condenado en la trama Gürtel, controló cuatro empresas en Galicia además de la minera del Monte Neme a la que Feijóo pide responsabilidades

“No vamos a pagar con dinero público responsabilidades privadas”. Con esa sentencia zanjaba Alberto Núñez Feijóo el papel de la Xunta en la seguridad del Monte Neme, la cumbre entre Malpica y Carballo donde varias personas sufrieron problemas de salud por bañarse en una balsa minera de aguas hiperácidas y de un atractivo color turquesa.

Feijóo apuntaba a la responsabilidad de la minera Leitosa, la última que extrajo áridos del Monte Neme, quebrada a finales de 2012 y disuelta en 2015 por orden del juez, que no encontró bienes para devolver la deuda que mantenía la sociedad cuando entró en concurso.

La historia de Leitosa es conocida: recibió ayudas públicas, escarbó en un balcón natural de A Costa da Morte y acabó sucumbiendo a la crisis de la construcción y a la de su propio grupo, Sedesa, que en 2011 entró en concurso de acreedores con una deuda de 200 millones.

Al frente de todo estaba Vicente Cotino, sobrino del expresidente de las Corts, Juan Cotino, y financiador confeso del PP valenciano en la trama Gürtel, proceso en el que fue condenado a un año y tres meses de prisión.

El grupo de Vicente Cotino en Galicia

Cotino armó en Galicia una división de áridos que iba más allá del Monte Neme y que colgaba del grupo familiar con base en Valencia. Contaba al menos con cinco empresas: Leitosa, Áridos de Trazo, Canteras de Muro, Hormigones Monterroso y Morteros Lugo, tres dedicadas a la producción de áridos y otras dos a la elaboración de materiales para construcción. El valor en libros del conjunto de sociedades llegó a superar los siete millones. Las empresas estaban controladas por Inversiones Imison, una filial de Sedesa con sede en Paterna y más de diez millones en activos.

Vicente Cotino, ahora investigado en el caso Erial por el que llegó a estar detenido, estaba vinculado a Galicia por matrimonio. Es yerno del empresario José Souto, uno de los promotores del centro comercial Marineda City y casero del que será el primer hotel Hilton de A Coruña. De hecho, Sedesa llegó a participar en la construcción del centro comercial en su primera fase, en una UTE con FCC.

No fue el único coqueteo de Vicente Cotino con el ladrillo gallego, pues mientras engrasaba su división de áridos adquirió también la constructora Fernández Gerpe, con domicilio en A Coruña.

Dos sociedades siguen vivas

Todo este despliegue no resistió el crack del ladrillo, pues de poco sirve elaborar materiales para construcción si a nadie le interesa utilizarlos. Leitosa, Áridos de Trazo y Morteros Lugo acabaron en liquidación. Canteras de Muro y Hormigones Monterroso siguen operativas tras varios cambios en la administración. La primera tiene al frente a Jesús Carratalá, exdirector técnico de Ezentis Infraestructuras, a quien Cotino ha colocado de administrador de importantes sociedades del grupo familiar tras verse salpicado por la investigación del caso Erial. Entre estas sociedades está Incia Energy, que fue administradora única tanto de Canteras de Muro como de Hormigones Monterroso. 

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad