Tiziana Domínguez, en el centro, nueva directora creativa de Adolfo Domínguez. AD.

De Megasa a Coren: las mujeres toman las riendas en la empresa gallega

Lucía Freire, hija de José Enrique Freire Arteta, ocupa posiciones al frente de Megasa, igual que las herederas de Adolfo Domínguez, Cortizo y Coren

En la actualidad, muchas de las grandes empresas gallegas están pasando por un obligado relevo generacional. En medio de este proceso, numerosas directivas están cogiendo las riendas de firmas tan históricas y significativas en la comunidad gallega como Megasa, Coren, Cortizo o Leche Río. Uno de los últimos casos conocidos es el de Lucía Freire. Hija de José Enrique Freire Arteta, diversas fuentes la colocan como la encargada de tomar el control en el grupo siderúrgico Megasa. Lucía lleva años en la división comercial de Megasa y, en 2016 fue nombrada apoderada de Metalúrgica Galaica, brazo comercial del grupo. El pasado año, la compañía repartió más de 500 millones de euros en dividendos con cargo a reservas. Casi 50 millones se distribuyeron en efectivo, mientras que el resto se correspondían con acciones y participaciones en distintas sociedades del grupo. Diversas fuentes consultadas aseguran, debido a la magnitud de este reparto, que se podría estar fraguando un movimiento en la estructura de capital del grupo, en manos de distintos miembros de la saga empresarial gestionada por los Freire Arteta. “Muchos piensan que el relevo generacional puede estar detrás de este movimiento. Lo cierto es que en este momento Lucía está ya ejerciendo al frente de Megasa y la rama de la familia Freire Arteta es la que parece lladada a liderar la gestión del grupo”, explican.

Pero no es la única heredera que ha escalado puestos en los últimos años. También lo ha hecho Raquel Cortizo Almeida, hija del fundador del grupo Cortizo y, desde 2017, directora general de una compañía que el pasado año marcó récord de ventas tras alcanzar 636 millones de euros de facturación e incrementar el volumen de negocio en casi un 15%. La plantilla asciende en la actualidad hasta las 3.205 personas, 1.663 de ellas en Galicia. 

Raquel Cortizo, directora general de Aluminios Cortizo, en la presentación del plan estratégico del grupo en Padrón / Aluminos Cortizo

Raquel Cortizo Almeida, en el centro

La histórica cooperativa ourensana Coren también tiene un referente femenino. Es María Gómez-Franqueira, nieta del fundador de Coren. En la actualidad ejerce como vicepresidenta de todo el grupo y, según los datos del Registro Mercantil, también ocupa el cargo de consejera delegada de Coren Grill, el negocio de los Franqueira de comida para llevar. También figura como vicepresidenta de Novafrigsa e Industrias Frigoríficas do Louro y como administradora única de la sociedad de inversión Luamare Invest, constituida a principios de este año.

Manuel Gómez Franqueira, consejero delegado de Coren, junto a núñez Feijóo en una visita a las instalaciones de la empresa en Friol/Coren

María Gómez-Franqueira, a la izquierda, cerca del presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo

El nuevo textil gallego

La renovación generacional en el textil gallego también tiene marcada impronta femenina. A finales del pasado mes de octubre, el consejo de administración de Adolfo Domínguez aprobaba por unanimidad el nombramiento de Tiziana Domínguez González, una de las hijas del modisto ourensano, como directora creativa del grupo. Su otra hija, Adriana, ocupa desde hace años el cargo de directora general y CEO de la compañía. En el nuevo organigrama, el puesto de Tiziana depende directamente de su hermana. 

[relared:3]

Lo cierto es que la de los Domínguez es una saga familiar que ha sabido dar paso a la siguiente generación sin ningún trauma. Impulsada por su padre, Jesús Domínguez, la famosa enseña Bimba y Lola alcanzó el éxito de manos de Uxía y María Domínguez, cuya voz también tiene peso en Lonia Textil, firma creada por su padre y sus tíos y que explota las marcas Carolina Herrera y Purificación García. María Domínguez ocupa un cargo en el consejo de esta última.

La consejera delegada de Adolfo Domínguez, Adriana Domínguez (c), el director general, Antonio Puente (i) y la directora de ecommerce y marketing, Patricia Alonso / EFE

Adriana Domínguez, CEO de Adolfo Domínguez, en el centro

La sucesión en el imperio textil gallego por excelencia, Inditex, no parece tan sencilla como en el caso de los Domínguez. Sandra Ortega, la hija mayor de Amancio Ortega, posee el 5% de las acciones de Inditex. Sin embargo, su labor como empresaria se ha centrado en los negocios que heredó tras el fallecimiento en 2013 de su madre, Rosalía Mera, y que se aglutinan en el holding Rosp Corunna, que cerró el pasado año con unos beneficios consolidados de 65 millones de euros. Su otra hija, Marta Ortega, desempeña su trabajo en Sabón y forma parte del patronato de la Fundación Amancio Ortega. En ese caso, y por el momento, no ha ocupado cargos de gestión en el grupo textil.

Al igual que Sandra Ortega, otra de las directivas gallegas que lleva ya años ocupando cargos destacados en el imperio familiar es Felipa Jove, hija de Manuel Jove, el propietario de Inveravante. Felipa es presidenta de la Fundación María José Jove, centrada en el apoyo a la infancia y la inclusión social, y tomó las riendas de Caramelo cuando la saga coruñesa decidió relanzar la marca de ropa, empresa que, finalmente, acabó en liquidación. También ocupa una de las vicepresidencia de la corporación empresarial fundada por su padre (su hermano, Manuel Ángel también ostenta el cargo de vicepresidente).

Manuel Jove, presidente de Inveravante, y Felipa Jove, vicepresidenta de Inveravante y presidenta de la Fundación María José Jove / EFE

Felipa Jove, al lado de su padre, Manuel Jove

En la lista de directivas gallegas al alza también destaca Beatriz Castro García, heredera del grupo Castrosua. En la actualidad, ocupa el cargo de vicepresidenta del consejo de administración del grupo de carrocería y autobuses. Anteriormente,  desempeñaba el puesto de directora comercial nacional del grupo, que incluye sociedades como Castrosúa, Carsa, Insucar y Cidsa. Otra de las grandes empresarias de Galicia es Blanca García Montenegro, presidenta del grupo El Progreso y editora por excelencia en un sector fuertemente masculinizado. También es vicepresidenta de la Confederación de Empresarios de Lugo. Una de sus hijas, Blanca De Cora, ocupa desde hace un año labores de gestión en el medio de comunicación.

La nueva presidenta de Leche Río

Hace unos meses, y tras el fallecimiento de su padre el pasado mes de abril, María del Carmen Lence asumió la presidencia del grupo Lence Torres, así como de todas las compañías que se encuentran bajo su paraguas y que van desde Leche Río, hasta Transleche y Complejo San Cristóbal.

María del Carmen lleva toda su trayectoria laboral vinculada a la empresa ya que fue directora de ventas de Leche Río. A comienzos de año, Jesús Lence conformó un consejo de administración compuesto por dos de sus tres hijos (la propia María del Carmen y Luis Jesús) así como por directivos de confianza, de forma que el empresario dejaba blindada su sucesión.

Imagen de archivo de María del Carmen Lence Ferreiro

María Jesús Lence, dueña de Leche Río

Entre las grandes empresarias gallegas destaca también Isabel Castelo, dueña de Ocaso, grupo centrado en el sector de los decesos y cuya cartera incluye también a Servisa, compañía de servicios funerarios de alta implantación en Galicia. Con una excelente salud, el pasado año, el grupo empresarial ganó 73,4 millones de euros, un 8% más que en 2017.

Si bien Castelo D’Ortega figura como presidenta del grupo, es su hija, Isabel Mandalúniz Castelo, es ahora la que se encarga del día a día. Duquesa de Veragua y casada con Cristóbal Colón de Carvajal, es vicepresidenta y accionista del grupo Ocaso.

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad