De Guindos devuelve la 'patata caliente' sobre el futuro de Sáenz al Banco de España

stop

REFORMA LEGAL

Alfredo Sáenz y Emilio Botín conversan en la Junta General de Banco Santander. EFE

12 de abril de 2013 (15:34 CET)

El Gobierno ha modificado, a propuesta del Ministerio de Economía, el real decreto que establece los criterios de honorabilidad que hasta ahora se exigían a los banqueros para ejercer su profesión. De esta forma, el futuro de la mano derecha de Emilio Botín, Alfredo Sáenz, vuelve a manos del gobernador del Banco de España, Luis María Linde.

Según la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría (PP), España ha seguido las recomendaciones de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés). Con este cambio se amplían las exigencias que se imponen a los banqueros, según Santamaría, ya que el Banco de España ejercerá una supervisión "continua".

Condenado por acusación falsa

El ministerio de Luis de Guindos asegura que "el supervisor valorará la trayectoria profesional, las condenas por delitos dolosos y la existencia de investigaciones fundadas en relación con delitos económicos. Respecto de la consideración de delitos dolosos, el Banco de España podrá recabar la opinión de una comisión de expertos creada al efecto".

Sáenz, consejero delegado del Santander, fue condenado a tres meses de prisión por un delito de acusación falsa cometido en 1994 contra unos acreedores de Banesto cuando era presidente de la entidad. El Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE) le indultó en uno de los últimos consejos de ministros de la pasada legislatura. El Tribunal Supremo consideró que el gobierno socialista se extralimitó y anuló la decisión.

El respaldo de Botín

La continuidad de Sáenz navega en la indefinición jurídica desde entonces. Botín siempre se ha mostrado firme: mantendrá a su número dos en el Santander.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad