Jacques-Antoine Granjon, fundador y consejero delegado de Vente-Privée. EFE/Oliver Roller

De cómo la venta de Privalia le devolvió a pérdidas

stop

La compra de Privalia por parte de Jacques-Antoine Granjon, quien acusó a la firma de copiarle, conllevó la amortización acelerada de los planes de retribución

Barcelona, 11 de septiembre de 2017 (05:55 CET)

El cambio de manos del gigante electrónico Privalia tiñó de rojos sus cuentas. La adquisición del dueño de Vente-PriveeJacques-Antoine Granjon, quien había acusado a la firma catalana de copiar su modelo, provocó una carambola: obligó a desembolsar 23 millones por los planes de incentivos ligados al éxito de la operación.

El importe hizo mella en el balance, que cerró con pérdidas por valor de 13,5 millones de euros, según se desprende de las cuentas consolidadas en 2016 que agrupa a la filial española, las dos de México, la de Brasil y la de Italia

Así, en la memoria de la compañía fundada por Lucas Carné y José Manuel Villanueva se informa de estos tres planes de retribución en acciones. El primero de ellos se aprobó en noviembre de 2008, dirigido a “determinados empleados”; el segundo en 2012, para administradores, directivos y “personal clave” del grupo, y el tercero se firmó un año después también para este último grupo.

500 millones por un corta-pega

La historia de Jacques-Antoine Granjon y Privalia es, como mínimo, curiosa. En 2011, el dueño de Vente-Privee acusaba a la firma catalana de ser una copia de su modelo.

"No la respetamos mucho (a Privalia) porque nos ha copiado cada momento, cada pequeño punto, cada herramienta. No invierten en innovación, no tienen beneficios y no tienen una visión a largo plazo", llegó a decir en una entrevista a Emprendedores

No obstante, cinco años después, desembolsó 500 millones para integrar sus servicios, cifra que revelaron fuentes del sector pero nunca ha sido confirmada, al igual que tampoco figura en la memoria de cuentas del último año.

Jacques-Antoine Granjon acusó a Privalia de copiarle. Cinco años después desembolsó 500 millones

Pero esta no era la única crítica del directivo. Otro de los desaciertos que siempre señaló el marsellés fue la tremenda dependencia frente a las sociedades de capital riesgo.

Y es que el crecimiento de Privalia se explica, en parte, por haber levantado 200 millones gracias a estos brazos inversores después de casi una decena de rondas de financiación. Algo que para el directivo francés restaba “libertad, independencia y capacidad para decidir en el futuro”.

En concreto, la firma de outlet ha llegado a estar participada por seis fondos: General Atlantic (34%), Highland Capital Partners (14%), Sofina (8,6%), Nauta Capital (6,9%), Inisght Ventures Partners (6,7%), Index Ventures (5,9%), además de los dos fundadores, Lucas y José Manuel, con un 5,95% cada uno. El 11% restante es precisamente el destinado a las retribuciones a empleados y directivos.

Más errores

Con el timón en manos de Granjon, queda ver cuál será el rumbo de una empresa difícil de rentabilizar. "En el retail, o creces o ganas dinero, pero las dos cosas a la vez es muy difícil", afirmó uno de los fundadores en 2015 a Teknautas.

Por ello, a pesar de que se haya aumentado cada año el volumen de facturación --345 millones en 2014, 403 en 2015 y 460 en 2016--, la firma ha cerrado la mayoría de ejercicios en pérdidas.

Privalia: un gigante que ha crecido muy rápido pero ha costado rentabilizar

Las decisiones equivocadas también han influido. En 2011 la compañía de venta de stocks online inició un plan de expansión con la compra de un portal de ventas paralelo, otro especializado en el negocio de viajes y la adquisición de una de las firmas minoristas online de Alemania, Dress for Less. Ninguna de las apuestas funcionó.

Ahora, queda ver si los proyectos que quedaban encima de la mesa, como la salida a bolsa, se esfuman definitivamente. La propuesta sigue paralizada desde 2012, cuando el entonces director del grupo Tony Batlló confesó que se estudiaba el salto al parqué “para obtener financiación y continuar creciendo”, si bien sostuvo que no se plantearía hasta el segundo semestre de 2012, a tenor de la situación económica internacional.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad