Damm y la banca quieren ganar dinero en Pescanova desde el minuto uno

stop

El plan de viabilidad prevé un ebitda de 76 millones de euros este año, de 83 millones el próximo ejercicio y de 101 millones en 2016

05 de marzo de 2014 (11:24 CET)

No hay tregua para garantizar el retorno del rescate de Pescanova para sus nuevos propietarios, Damm, Luxempart y la banca española (Bankia, Sabadell, NCG, BBVA, Popular y Caixabank). De salir adelante la propuesta de convenio presentada al juzgado, el plan de viabilidad para reflotar la compañía traza una hoja de ruta que se prolonga hasta 2044, pero que implica ya la generación de beneficios de explotación positivos este mismo año. Al cierre de 2014, el ebitda (beneficios descontadas amortizaciones e intereses) será de 76 millones de euros, para unas ventas consolidadas de 1.142 millones de euros. Del total de ingresos, el grueso, hasta 802 millones, procederá de los negocios del Cono Sur.

El plan de viabilidad que acompaña la propuesta de convenio traza dos posibles opciones de negocio. Una de ellas es el escenario base, donde se plantean las propuestas más realistas en función de la situación de la compañía, frente a un escenario optimista, que también recoge el documento y que marca una proyección en un contexto favorable.

Pues bien, en ese escenario base, del que advierten que será el más probable, se traza una generación de beneficios de esos 76 millones de euros este mismo año, que se elevarán a los 83 millones en 2015 y rebasarán los 100 millones en 2016. Las proyecciones del caso base apuntan a que en 2044 el ebitda de Pescanova se sitúe en 305 millones de euros.

Contrastes

Los ingresos consolidados del grupo alcanzarán los 1.164 millones en 2015, prácticamente invariables frente a los 1.142 previstos para este año. Las ventas, de acuerdo con ese planteamiento conservador, se dispararán a partir de 2017, situándose en 2020 en 1.516 millones de euros. En 2044 la facturación consolidada llegará a los 2.166 millones. El crecimiento de los ingresos previsto es del 3,5% de media anual durante los diez primeros años.

Por el contrario, según el plan de viabilidad, la inversión en capital circulante (la requerida para el propio negocio) será inversamente proporcional a las principales proyecciones de ingresos y resultados. Así, la hoja de ruta presentada al juzgado marca un esfuerzo en inversión circulante de 52 millones este año, que se verá fuertemente recortada, hasta los 21 millones, en 2015. Un año después, según el documento al que ha tenido acceso Economía Digital, serán veinte millones los que se invertirán en circulante.

Más volumen y más precio

¿Y cómo logrará Pescanova todo esto partiendo de la situación en la que está? Pues el plan de viabilidad razona la respuesta y señala que, en el caso de la mejora de la rentabilidad, será clave el cambio del mix de producto, la reducción de costes en ciertas áreas, los “pequeños” incrementos de precios, mayores volúmenes de producción y aumentos de productividad por cambios en métodos de mayor eficiencia.

Para justificar el alza de las ventas, alude a que no se estiman grandes crecimientos en el Cono Sur, pero sí incrementos notables de ingresos tras los cambios en los sistemas de producción de langostino vannamei, por ejemplo, y por unos volúmenes de captura y precios estables en África, donde Pescanova tiene uno de sus fuertes extractivos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad