Damm “tomará medidas” si no se convoca otro consejo

stop

La cervecera ha remitido un burofax al presidente Fernández de Sousa

20 de marzo de 2013 (00:20 CET)

La cervecera Damm, propiedad de Demetrio Carceller, está empeñada en que, de nuevo, se celebre un consejo de administración en el seno de Pescanova tras cerrar el último en falso, sin aprobar las cuentas de la entidad. El segundo principal accionista del grupo gallego ha enviado un burofax al presidente, Manuel Fernández de Sousa, en el que pide más información sobre el estado de las cuentas.

No es la primera vez que Damm pide la celebración de un consejo de administración e intenta forzarlo haciendo pública su petición. Sin embargo, si es la primera vez, por lo menos de cara a la prensa, que asegura que tomará "las medidas que considere pertinentes” con el fin de forzar esa convocatoria.

Disputa ante la CNMV

El último consejo de administración se celebró el pasado jueves, después de que Pescanova entrase en concurso de acreedores y después de que el grupo reconociese, ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la existencia de diferencias significativas entre la contabilidad y las cifras reales de la deuda financiera.

A pesar de que Pescanova remitió un hecho relevante al supervisor de los mercados, en el que afirmaba que el consejo había decidido "por unanimidad" ratificar la "línea de reestructuración de su política financiera", horas después, los representantes de Luxempart y Grupo Damm, precisaron, a través de otro comunicado a la CNMV, que esa línea de actuación no fue ratificada ni sometida a votación.

Iberfomento


Asimismo, este lunes, otro de los miembros del consejo, el representantes de Iberfomento, se dirigió a la CNMV para señalar que se había ausentado de esa reunión extraordinaria sin haber delegado su voto o su representación, de manera que no había ratificado "propuesta alguna de ratificación de la política financiera de la empresa".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad