Damm provisionará fondos ante el concurso de Pescanova

stop

Luxempart, otro de los accinistas 'rebeldes', da por perdida su inversión

Demetrio Carceller (superior) y Fernández de Sousa (inferior)

10 de abril de 2013 (15:18 CET)

La cervecera Damm, propiedad de Demetrio Carceller, prevé realizar una provisión en las cuentas del primer trimestre de este año por el impacto que pueda tener el concurso de Pescanova, donde cuenta con una participación oficial del 6,183%.
El grupo, que no ha cuantificado dicha provisión. Reforzó su posición en la firma gallega a principio de año, cuando pasó del 5,7% al porcentaje actual tras comprar un paquete de acciones de 130.666 títulos, valorado entonces en 1,89 millones de euros.

Con anterioridad, Damm, que entró en la compañía gallega en julio de 2011, elevó su participación del 5% al 5,728% el pasado verano, después de suscribir 673.762 acciones en la operación de aumento de capital ejecutada por la compañía gallega.

Luxempart

Por su parte, el fondo Luxempart, con una participación del 5,83% y representado por Francois Tesch en el consejo de administración de la pesquera, ha dado por perdida su inversión en el grupo, ante la "incertidumbre" que existe sobre la continuidad de su negocio, por lo que ha decidido provisionar un total de 43,9 millones de euros.

Así consta en el informe anual de 2012 del fondo, en el que afirma que ha tenido que aprobar una devaluación correspondiente a un valor cero de la participación y aplicar una "fuerte reducción" del valor de las obligaciones convertibles, con un impacto en la cuenta de resultados de 48,22 millones de euros.

Incertidumbre


Según ha explicado, el impacto sobre las obligaciones convertibles se ha reducido en cuatro millones de euros, tras la venta el pasado 7 de marzo de cinco millones de valor nominal.

El fondo ha adoptado esta decisión ante la "incertidumbre" sobre la situación financiera de la empresa, las divergencias "significativas" anunciadas entre la deuda real y la contabilizada, la aplicación del artículo 5 bis de la Ley concursal, que ofrece un plazo máximo de cuatro meses para reconducir la situación, las diferencias en el consejo sobre las acciones a adoptar y la suspensión de la cotización.

Necesidad “súbita e inexplicable” de tesorería

Por primera vez, Luxempart ha explicado las razones que lo llevaron a no aprobar las cuentas de 2012 junto a José Carceller (el representante en el consejo de administración de Pescanova de Damm). El fondo señala que “una necesidad súbita e inexplicable” en la tesorería de la firma gallega a principios de año precipitó la decisión.

Por último, constata además que la situación de Pescanova podría tener un impacto negativo suplementario de unos cuatro millones en 2013, así como la pérdida de un millon de euros sobre la cesión de una parte de las obligaciones convertibles.

Según el diario Expansión, estas provisiones lanzan un mensaje de pesimismo para el resto de accionistas de Pescanova, cuya cotización está suspendida desde el 12 de marzo. Entonces, cada acción valía 5,91 euros, lo que daba a la empresa una capitalización bursátil de 170 millones de euros, valorando en 10 millones las acciones de Luxempart y en 10,5 millones las de Damm.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad