Damm claudica ante la presión de la banca y mejora la oferta por Pescanova

stop

La cervecera ofrece a las entidades financieras una quita del 80% y la entrada en el capital de la pesquera

Demetrio Carceller y Juan Manuel Urgoiti la lado de la planta de Pescanova en Chapela | EFE

27 de enero de 2014 (22:56 CET)

Damm cede ante la presión de la banca acreedora. El grupo presidido por Demetrio Carceller ha accedido a mejorar su oferta para hacerse con el control de la entidad después de que las entidades financieras amenazaran con dar un vuelco al proceso, buscar un socio industrial y reflotar a la compañía gallega a su manera.

El grupo cervecero, junto a los fondos Luxempart, KKR y Ergon Capital, propusieron inyectar 250 millones de euros en la pesquera tras activar una operación acordeónun procedimiento que le otorgaría la participación mayoritaria y el control de la pesquera . Pero esta propuesta suponía un duro castigo para la banca, que tendría que asumir una quita cercana al 92%. Ahora, Damm cambia de idea y plantea una quita más reducida y la entada de la principal banca acreedora en el capital de Pescanova.

Rebaja en la quita

La nueva propuesta del grupo catalán plantea a la banca asumir una quita sobre la deuda del 80%, sensiblemente inferior a la de la oferta inicial. Sin embargo, esta oferta podría no ser suficiente ya que la propuesta presentada por los fondos Centerbridge y Blue Crest incluía el mismo porcentaje de quita y fue rechazada por la principal banca acreedora.

La otra mejora incorporada por Damm consiste en que la banca pueda capitalizar deuda y convertirse en accionista de Pescanova con una participación máxima en la pesquera del 10%.

En cuanto al proceso de recapitalización, la cantidad ofrecida por la cervecera no varía, se mantiene en los 250 millones.

Presión de la banca

El cambio de rumbo de Damm se produce después de que las siete grandes entidades financieras acreedoras de Pescanova pusieran sobre la mesa la posibilidad de buscar un socio industrial para tomar el control de la multinacional gallega. Están dispuestos a capitalizar deuda y tomar las riendas de la compañía que preside Juan Manuel Urgoiti si ninguno de los interesados en el grupo se pliega y reduce las elevadas quitas que pretenden aplicar sobre la deuda.

El grupo catalán ha hecho su apuesta, incorporando mejoras a la oferta inicial que aseguró que no modificaría. La presión de la banca ha surtido efecto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad