Javier Fernández, consejero delegado de Cupa, la pizarrera que compró el fondo estadounidense Carlyle

Cupa se multiplica: compra diez empresas para apuntalar su liderazgo

La firma ourensana se expande con el foco en España y Reino Unido en un 2018 marcado por su salida de números rojos

Cupa acelera su expansión para consolidar su dominio en el mercado de la pizarra. La compañía con sede en el municipio ourensano de Carballeda de Valdeorras regresa a beneficios y redobla las compras de empresas para apuntalar su cuenta de resultados.

En concreto, el grupo pizarrero que desde junio del año 2016 es propiedad del fondo estadounidense Carlyle, ha entrado en el capital o aumentado su participación en un total de diez compañías, la mayoría de ellas ubicadas fuera de Galicia.

Los desembarcos de Cupa

Los movimientos corporativos protagonizados por el grupo Cupa en el año 2018 se realizaron casi a partes iguales dentro y fuera de España, pese a que el mercado exterior aportó 196,9 de sus 226,6 millones de euros de facturación en 2018 (un 87% del total).

La principal operación fue la absorció de los activos y los 40 trabajadores en plantilla de Carpisa (con sede en Puente de Domingo Flórez) tras su entrada en liquidación en un movimiento con el que el balance del grupo Cupa da un salto de 22 millones de euros. Carpisa es la mayor compra del año por parte del grupo Cupa y Pizarras La Frontera, con sede en Carballeda de Valdeorras, la única nueva empresa creada para aprovechar la concesión de nuevos derechos mineros.

Agranda su huella

Al margen de estas operaciones en las que el grupo Cupa aterriza en empresas en la que hasta ahora no participaba, la pizarrera ha aprovechado el año 2018 para tomar el control total de buena parte de su ecosistema de filiales.

En solo doce meses la firma capitaneada por Javier Fernández compró el 14,4% que aún no controlaba en Cupa Burton Group, uno de los principales distribuidores independientes de materiales para cubiertas en Reino Unido. También en el país británico (uno de los mercados por excelencia para una pizarra que viste los tejados de sus edificios) materializó la compra de Brian Gow.

Dentro del mercado nacional, el grupo Cupa se hizo fuerte en el capital de las sociedades Pizarras Los Campos, en los que eleva su participación al 89% tras hacerse con otro 33,3% de la empresa y en Pizarras Forcadas o Ferloga, de las que compró otro 21,6%. La firma ourensana también adquirió el 48% que no controlaba en la vasca Alpina Almacenes de Piedra Natural.

Dentro de su proceso de expansión, Cupa también ha tenido tiempo suficiente durante 2018 para hacerse con el 100% de sus filiales brasileñas Procupisa Empreendimentos e Participacoes, Ltda. y Pasion Empreendimentos y hacerse con la mayoría accionarial de la MHAC Empreendimentos lmobiliários SPE enfocada al ladrillo.

Sale de pérdidas

La oleada de inversiones y el estancamiento en unas ventas que crecieron un 1,3%, hasta los 226,57 millones de euros no ha impedido que la compañía saliese de números rojos.

Tras perder 1,4 millones de euros en 2017 por la losa de la deuda, el holding Cupire Padesa logró estirar sus beneficios hasta los 2,08 millones de euros. Buena parte de este empujón en su cuenta de resultados se explica por los 16,4 millones de euros de empujón contable que trae la combinación de negocio tras la compra de Carpisa.

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad