Javier Fernández, consejero delegado de Cupa Group / Cupa

Cupa acaba con su división de renovables

stop

La pizarrera, una de las adjudicatarias del concurso del bipartito, disuelve Cupa Renovables y tres sociedades eólicas administradas por ésta

en A Coruña, 06 de febrero de 2018 (06:00 CET)

Dos operaciones, una interna y otra de expansión, ha protagonizado la pizarrera ourensana Cupa desde que el fondo norteamericano Carlyle se hiciera con la propiedad del grupo, aunque manteniendo la directiva.

En octubre cerró la compra de Vermont Slate, el mayor importador de pizarra para cubiertas de la costa oeste de Estados Unidos. Y ahora acaba de aplicar una reestructuración societaria "de carácter interno", según la definen en la empresa, que ha tenido como consecuencia la desaparición de su división dedicada a las energías renovables.

Desparecen cuatro sociedades

La matriz Cupire Padesa ha absorbido Cupa Renovables y otras tres sociedades que estaban administradas por ésta y que han quedado disueltas: Coto Coriscos, Alto da Moneda y Eólica de Fontefría.

El movimiento supone la práctica desaparición de las filiales dedicadas a las renovables, pues dentro del grupo solo queda una con este objeto social, Adapta Soluciones Globales, que, según la última memoria presentada por la compañía, se está dedicando a actividades de investigación y desarrollo.

Cupa se alejó del sector con dos ventas

Cupa concluye de esta manera un repliegue que se inició en 2013, cuando vendió 22,2% del capital que tenía en Atlantic Energías Renovábeis, compañía brasileña que tiene a día de hoy tres parques eólicos en funcionamiento y otros dos en desarrollo. En conjunto suman más de 600 megavatios.

A aquella venta, que reportó un beneficio neto algo inferior a los 300.000 euros, se sumó al traspaso de su parte en Vector Verde a otra empresa ourensana, Adelanta Corporación, que había sido su socia en Atlantic Energías. Vector Verde fue la empresa con la que Coren, Cupa, el grupo de Ceferino Nogueira y la propia Adelanta concurrieron al concurso eólico de Feijóo, adjudicándose 117 megavatios.

Logró indemnización por el concurso del bipartito

Ambas operaciones cortaron de raíz la aventura en el sector de un grupo que, pese a su liderazgo en el sector pizarrero, tendría poco después problemas de liquidez y acabaría en venta. Antes que estas operaciones, fue el Gobierno de Alberto Núñez Feijóo el que frenó su avance con las renovables al tumbar el reparto de megavatios del bipartito, iniciando un periodo de parálisis que todavía ahora, una década después, comienza a remitir.

Cupa tenía para desarrollar con sus sociedades Coto Coriscos y Alto da Moneda 68 megavatios en la provincia de Ourense. Las dos se habían presentado al concurso impulsado por el nacionalista Anxo Quintana, al igual que Eólica Fontefría. Una vez anulado el reparto, las sociedades quedaron sin más objeto que litigar contra la decisión de la Xunta. De estos litigios ha trascendido al menos una indemnización de 220.000 euros a Cupa Renovables, ahora disuelta, al igual que las otras tres filiales, a través de la abosrción por parte de la matriz. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad