Un manifestante contrario al brexit disfrazado de Boris Johnson pide la permanencia del Reino Unido en la UE durante una protesta / EFE

Cupa, Cortizo e Inditex crecen en Reino Unido antes del brexit

Aluminios Cortizo, como la conservera Frinsa, abrió su primera filial británica en plena tormenta por el brexit; Cupa e Inditex siguieron su expansión

Disfunciones en el suministro de mercancías, establecimiento de aranceles, depreciación de la libra, caída del consumo e incertidumbre regulatoria. Esos son algunos de los riesgos que pone sobre la mesa el brexit sin acuerdo hacia el que parece precipitarse el Reino Unido tras el movimiento de Boris Johnson para cerrar durante cinco semanas el Parlamento británico.

La predecible inestabilidad desde la derrota de David Cameron en el referéndum del 23 de junio de 2016, con las bolsas cayendo a plomo y la posibilidad de un brexit caótico en el horizonte, no ha sido un elemento disuasorio para algunas de las mayores empresas de Galicia, que han aumentado su presencia o incluso han aterrizado por primera vez en suelo británico en tan incierto escenario.

El caso más paradigmático quizá sea el de Amancio Ortega, que tiene en el Reino Unido uno de sus mercados inmobiliarios de referencia. Su brazo inversor, Pontegadea, adquirió el año pasado el edificio Adelphi de Londres por unos 680 millones. Pese a todo, las inversiones del fundador de Inditex se produjeron con mayor intensidad en Estados Unidos en los últimos años.

Finsa, Cupa, Aluminios Cortizo o la conservera Frinsa, además de las principales multinacionales textiles (Inditex, Textil Lonia, Bimba y Lola…), son otras de las grandes empresas gallegas con presencia en el mercado británico.

Inditex no ve un riesgo “significativo”

Grupo Inditex ha mantenido a lo largo del último año sus posiciones en el Reino Unido, donde cuenta con seis filiales y 108 establecimientos, los mismos que tenía a cierre de 2017. Aunque no aumentó la red de tiendas, la multinacional gallega sí que realizó inversiones. En 2018 estrenó la flagship de Zara en Stratford (Londres), un establecimiento pionero en la integración de la tienda física y la compra online. A cierre de ejercicio, la compañía contaba con 5.486 trabajadores en un mercado que aportó 34 millones de beneficio antes de impuestos al grupo.

Inditex realizó su propio análisis del brexit para, por un lado, “determinar la criticidad de los diferentes riesgos y evaluar su impacto”; y, por otro, “diseñar un plan de acción con medidas concretas de mitigación”. La conclusión que trasladó a los inversores fue que, “a pesar de la transcendencia de un brexit sin acuerdo, el ejercicio de análisis pone de manifiesto que el riesgo residual para el grupo, una vez implementadas las acciones de mitigación, no sería significativo”.

Stratford pop up store II

Establecimiento de Zara en Stratford

Frinsa y Cortizo aterrizan en Reino Unido

Tampoco el mayor fabricante de aluminio de España tiene miedo al brexit. Al menos, eso denota la creación de la primera filial en suelo británico de Aluminios Cortizo. En una etapa de fuertes inversiones en la capacidad productiva y de un crecimiento a doble dígito en las ventas, el grupo de Manuel Cortizo Soñora constituyó el año pasado Cortizo UK para la distribución y venta de perfiles de aluminio. La compañía tiene una agencia de representación en el Reino Unido para tareas comerciales.

Un poco antes que Cortizo llegó al Reino Unido la conservera Frinsa, con base en Ribeira (A Coruña) y dedicada con ahínco a la producción para marca blanca, que le permite facturar más de 400 millones. La tercera mayor conservera gallega, por detrás de Calvo y Jealsa, constituyó en 2016 Frinsa UK, apenas unos meses antes del brexit y coincidiendo con el despliegue de una red de cinco filiales con fines comerciales. Además de la londinense Frinsa UK, se instaló en Francia, Alemania e Italia y puso una pica en Singapur.

Cupa, de compras por Reino Unido

La pizarrera ourensana Cupa, ahora en manos del fondo Carlyle, tiene en el Reino Unido uno de sus mercados de referencia, una pieza clave en un modelo de negocio que llevó al grupo a lograr casi el 90% de sus ingresos más allá de la frontera española. La intención de la compañía es que continúa siendo una plaza fundamental de su actividad de distribución.

Eso denota, al menos, la adquisición por parte de la firma que capitanea Javier Fernández del 14% que le faltaba del distribuidor de cubiertas Burton Group. La operación se cerró en 2018, junto con la compra de Brian Gow, otro distribuidor de pizarra para apuntalar su red en el sudeste de Inglaterra. Según trasladó Cupa en su momento, Brian Gow aportaba tres almacenes de distribución y un negocio de aproximadamente 60 millones de libras.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad