Martia Ron Heritage, uno de los establecimientEmilio Ron

Cuatro años de inhabilitación al líder del grupo hostelero Tortoni

stop

Un juzgado de A Coruña declara culpable el concurso de acreedores de una de las empresas de Emilio Ron y lo inhabilita para administrar bienes ajenos

en A Coruña, 25 de abril de 2018 (06:00 CET)

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de A Coruña ha declarado culpable el concurso de Tortoni Investments, una de las sociedades del popular grupo hostelero que lidera Emilio Ron y que llegó a sumar una veintena de locales en la etapa previa a la crisis económica, con la ciudad herculina como territorio de referencia.

Aunque el nombre de grupo Tortoni aglutinaba los distintos negocios vinculados al hostelero que trabajó con el Playa Club, Chevalier o Pachá, lo cierto es que el proyecto no tenía esta estructura unitaria, sino la de una lista de sociedades diferenciadas. Una de ellas, Tortoni Investments, solicitó en noviembre de 2015 el concurso a instancias de un acreedor, que sería aceptado en el juzgado ya entrado 2016.

Un lío contable

Tanto la administración concursal como la Fiscalía y uno de los acreedores pidieron que se declarara culpable el concurso, alegando diversas negligencias en la gestión y el control de la contabilidad.

El informe del administrador concursal destaca, por ejemplo, que “en el ejercicio 2015 sólo figuran contabilizados, en los gastos de explotación, las mensualidades de renta de enero a marzo”. Tampoco pudo “comprobar la variación de existencias por no existir inventariado”, mientras que los “libros de contabilidad examinados no figuran legalizados”. Además, criticaba irregularidades en las facturas.

Impagos con Hacienda

La Fiscalía, que no comparte estos argumentos a la hora de medir la culpabilidad de la suspensión de pagos, sí que considera que hubo un incumplimiento del deber de solicitar el concurso. A juicio del Ministerio Fiscal, la insolvencia era evidente como muy tarde a principios de junio de 2015, cinco meses antes de recurrir a la suspensión de pagos.. Esto quedaría demostrado por los impagos por arrendamiento y de los tributos de Hacienda, en agosto de ese mismo año.

El Juzgado de lo Mercantil, en sentencia del 27 de marzo, atiende parcialmente estos argumentos, destacando de manera singular las irregularidades contables. El magistrado inhabilita a Emilio Ron por un periodo de cuatro años para administrar los bienes ajenos, así como para representar a cualquier persona. Además, le obliga a devolver lo que haya recuperado en el proceso concursal, en el que pierde sus derechos como acreedor.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad