Crece la inquietud en Galicia por el nuevo aplazamiento de Pemex

stop

“Detrás de estos retrasos hay algo más que cuestiones técnicas”, reflexionan en el comité de empresa de Navantia

Manifestación de trabajadores de Navantia en Santiago de Compostela | EFE

31 de diciembre de 2014 (18:07 CET)

Un nuevo retraso en la adjudicación de los buques de Pemex que espera Navantia y más incertidumbre entre los trabajadores. El aplazamiento hasta el próximo 28 de enero para la resolución del concurso que determinará si los astilleros ferrolanos y Barreras construyen los floteles de la petrolera mexicana ha llenado de inquietud a la plantilla de Navantia, castigada por la falta de encargos.

El comité de empresa ha manifestado su preocupación ante la posible existencia de motivos diferentes a las cuestiones técnicas detrás del retraso, ya que Pemex no aclaró las razones y solo dejó constancia de que seguirá evaluando las propuestas ante la "imposibilidad" de "emitir en tiempo y forma el fallo".

El secretario del comité, Lito Blanco, ha incidido en que "da la sensación de que detrás de estos retrasos hay algo más, porque no deberían ser cuestiones técnicas".

Un mes más sin trabajo

La adjudicación del flotel se producirá, según la nueva fecha, el 28 de enero. Será un mes más con la plantilla de Navantia Ferrol y Fene sin carga de trabajo en construcción. El último barco, el segundo LHD construido para Australia, abandonó el astillero a principios de diciembre.

Esta situación de falta de ocupación está provocando un "efecto devastador" en la industria auxiliar, que ha perdido 3.500 empleos en los últimos meses. Sus trabajadores, que accedían a diario en el astillero para realizar tareas directas en los encargos de Navantia, se han ido al paro ante la falta de nuevos contratos.

Mensaje a Feijóo

Ese es el escenario que deja el cuarto retraso en la adjudicación de los floteles. Lito Blanco ha manifestado su preocupación ante la posible existencia de otros motivos, ya sean "acuerdos comerciales por atrás", "acuerdos entre los distintos gobiernos" o "un intento de abaratas costes", si bien no ha querido aventurarse a afirmar cuál podría ser la razón de este nuevo retraso.

Más allá de los motivos, ha señalado que lo que se pone de manifiesto es que no existía "un contrato firme" con Pemex como había anunciado el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, antes de las elecciones autonómicas de 2012 y que no solo "no es así", sino que además, la alianza de Barreras y Navantia presentada a través de la filial PMI compite con "otras diez ofertas más".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad