Trabajadora de uno de los proveedores de Zara y Primark en Pathein Industrial Zone de Myanmar / Clean Clothes Campaing difundió esta imagen a través de Facebook

Covid-19: despidos masivos en la red de proveedores de Zara y Mango

Las multinacionales españolas y los sindicatos tratan de frenar cientos de despidos en la cadena de suministro por la caída de producción

El parón económico por la pandemia de coronavirus amenaza con hacer un estropicio en la cadena de suministro de las multinacionales de la moda. Proveedores de Inditex, H&M, Mango o Gap, entre otros, han optado por tirar de despidos ante la caída en la demanda de los gigantes del textil, que han visto como parte de su red de tiendas bajaba la persiana ante la ola de contagios. La compañía de Amancio Ortega, por ejemplo, tenía más de la mitad de sus establecimientos cerrados a mediados de marzo y ha ido recuperando progresivamente sus puntos de venta desde entonces.

Aunque el impacto es general en el sudeste asiático, la gran fábrica de ropa a bajo precio de las cadenas textiles, uno de los casos más conocidos afecta a un proveedor de Zara y Mango. Myan Mode, con fábrica en la mayor ciudad de Myanmar, Yangon, decidió despedir a más de la mitad de la plantilla. La medida provocó protestas que visibilizaron los sindicatos a través de las rede sociales y que acabaron en un reportaje de The New York Times publicado a principios de mayo.

En el fondo del conflicto está que el propietario de la fábrica, que cose chaquetas y abrigos para Zara o Mango, desmanteló la sindicación en el centro a golpe de despido, echando a los líderes sindicales y a los trabajadores afiliados del Myan Mode Union, según vienen denunciando la red de ONGs y sindicatos Clean Clothes Campaign o sindicalistas como el norteamericano Andrew Tillet-Saks, de la American Federation of Labor and Congress of Industrial Organizations, que popularizó las imágenes de las protestas a través de sus redes sociales.

Los trabajadores pidieron explícitamente a Zara y Mango que mediasen para revertir la situación, a la que precedió, aseguran, la presión de la parte social para que el propietario, que tiene su sede en Corea del Sur, estableciese medidas de prevención contra el Covid-19

Inditex y los sindicatos impulsan la negociación

En esa tarea están enfrascadas las empresas y los sindicatos. Víctor Garrido, de la secretaría de acción internacional de CCOO y coordinador del Acuerdo Marco Global de Inditex e IndustriaAll Global Union, explica que se han producido más de 600 despidos de los cerca de 1.200 trabajadores de la fábrica y que actualmente están en negociaciones con el propietario para encontrar una solución. Lo más inmediato será intentar reincorporar a los sindicalistas para rehabilitar a la parte social en la negociación dentro de la fábrica. Después, pactar un plan de reincorporaciones “a medida que se vaya recuperando la producción”, explica el sindicalista.

Garrido señala que no es una excepción el caso de Myan Mode y que se están produciendo situaciones similares en los proveedores de las multinacionales de la moda del sudeste asiático, bajo el riesgo de generar una situación de emergencia social. “El problema en muchos casos es que en España si te vas a un ERTE tienes una cobertura social y unos ingresos. Allí, en muchas ocasiones, simplemente te vas a la calle”, explica.

Inditex no es un actor pasivo en estas situaciones. Tiene el compromiso, tanto en el acuerdo marco con IndustriAll Global Union como en su propio código de conducta, de fomentar la sindicación en su cadena de suministro y velar por las buenas prácticas y condiciones laborales. De ahí que sea parte activa en los procesos de negociación.

El salario mínimo en Myanmar está por debajo de los 3,5 euros la hora.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad