Vecinas pasean por Ourense en el primer día de obligatoriedad del uso de la mascarilla en España. EFE (Brais Lorenzo)

Covid-19: de vender colchones a hacer 4 millones de mascarillas al mes

En un mes, Espomasa, empresa familiar radicada en Toques, ha pasado de confeccionar colchones a vender sus mascarillas lavables en toda España

Cambiar de registro en poco más de un mes y lograr triunfar. Pasar de confeccionar colchones a fabricar mascarillas higiénicas para toda España en mitad de la crisis del Covid-19. Es posible. Lo ha hecho Espomasa Poliuretanos, una empresa familiar radicada en en Toques (A Coruña) que, con casi cuarenta años a las espaldas, decidió ya hace décadas no emigrar a un polígono industrial, sino quedarse en el municipio rural de poco más de 1.200 habitantes en el que nació y creció.

Con una facturación en 2018 por encima de los 5 millones de euros, la compañía de la familia Castro, que cuenta con delegación en Portugal, exporta sus colchones a países como Francia, Bélgica o Canadá. No obstante, la crisis del Covid-19 impactó con fuerza en el sector en el que se mueve. "Aunque mantenemos la venta online, en marzo, el cierre de tiendas y almacenes fue un mazazo", explica el gerente de la empresa, Javier Castro. El escenario que se presentaba en aquella altura era negro. La caída de la demanda hacía que la firma se encaminase, como tantas otras, a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que afectaría a una plantilla directa de casi 30 personas. Pero no fue así. Determinación y muchas horas de estudio hicieron que, en poco más de un mes, Espomasa pasase de sopesar un ajuste de empleo por fuerza mayor a tener que contratar personal para poder hacer frente a la demanda que le supone su nueva línea de negocio, la de las mascarillas.

Mascarillas higiénicas, lavables y certificadas

"Nos dimos cuenta de la maquinaria que teniamos era válida también para fabricar mascarillas. En la planta contamos con dos máquinas empleadas para hacer los laterales de los colchones. Empezamos a investigar y a ver muchos videos de experiencias similares y descubrimos que podíamos readaptarnos y fabricar este material sanitario con ellas", cuenta Javier. "En un inicio solicitamos la validación de la UNE, la Asociación Española de Normalización, que da el visto bueno a muchas mascarillas de confección que se hacen, por ejemplo, en talleres textiles, pero quisimos ir más allá y enviamos nuestro producto a certificar a uno de los organismos habilitados por el Ministerio de Industria, el Instituto Tecnológico Textil (Aitex). Pronto recibimos la certificación que nos validaba tanto como material desechable como lavable", relata. "La verdad es que los resultados fueron buenísimos. En primer lugar, se mide la respirabilidad, que debe estar por debajo del 40% para conseguir la certificación. Cumplimos con creces, porque la nuestra es del 16%. En segundo lugar, se mira la resistencia a la filtración bacteriana, que debe estar por encima del 90%, estando nuestra mascarilla por encima del 97% en todos los lavados permitidos", destaca.

Las mascarillas de Espomasa son higiénicas y reutilizables, aguantando hasta cinco lavados. "De esta forma, pueden usarse hasta seis días, por lo que una persona puede pasar el mes con cinco mascarillas", comentan desde la compañía. Comercializadas en cajas de diez, veinticinco y cincuenta unidades, las máscaras gallegas pronto se expandieron. "Comenzamos vendiéndolas a cooperativas farmacéuticas que las distribuyen a las farmacias y, ahora mismo, estamos enviando ya a toda España", cuenta el primer ejecutivo de Espomasa.

Cajas de mascarillas Espomsa

Cajas de mascarillas Espomasa

De Finsa a Arenal

Arenal, la cadena gallega de perfumerias y parafarmacias cuya mayoría está en manos de la portuguesa Sonae, es una de las cadenas que ofrecen las mascarillas de Toques. Vende la caja de 50 mascarillas higiénicas de hasta cinco lavados a 46,90 euros. La firma indica que también ha llegado a acuerdos para servir a otros grandes grupos de distribución en España e incluso a empresas, ya que surte de mascarillas a todas las plantas europeas del gigante maderero Finsa. "Recientemente hemos comenzado también a enviar material a Canarias, una partida de 100.000 la pasada semana", indica. "Hay que tener en cuenta que este tipo de modelos lavables pueden ser muy útiles para sectores de hostelería, que necesitan hacer mucho uso de este material en el proceso de desescalada", reflexiona.

En la actualidad, Espomasa tiene capacidad para producir unas 60.000 mascarillas diarias. No obstante, la producción se incrementará en cuestión de días. La compañía, que ha recibido ayuda del Igape (el Instituto de Promoción Económica de la Xunta de Galicia) ha decidido comprar en China una nueva máquina especializada con la que podrá fabricar 4 millones de mascarillas al mes

Seguir creciendo

"No vamos a dejar de hacer colchones, la producción se está ya retomando, de hecho, pero creemos que se van a seguir necesitando las mascarillas, Queremos especializarnos y mantener esta línea de negocio", declaran. En estos momentos, Espomasa estudia cómo seguir creciendo en el sector, dando el salto a la fabricación de mascarillas quirúrgicas --para lo que ya han solicitado el marcado CE--, las FFP2 y las KN95

La apuesta de Espomasa por las mascarillas no solo evitó el ERTE en la factoría de Toques, sino que supuso nuevas contrataciones. "En fábrica somos 27 personas pero, además, hemos generado otros 30 puestos de trabajo de forma indirecta, en talleres entre Toques y Melide que se dedican a confección para hacer las gomas de las mascarillas", se enorgullecen. 

"Se habla de China, pero las empresas españolas también podemos ser competitivas. Estamos produciendo con gran calidad, rápido y sin tener que pasar por aduanas, eso es importante", reivindican desde Espomasa, empresa familiar del rural gallego que en un mes pasó de fabricar colchones a surtir a farmacias de mascarillas higiénicas. Compañía que sorteó un ERTE, acabó contratando a más personal y, además, donó las primeras 15.000 unidades producidas a los municipios del entorno. Todo un cambio

Un artículo de C.D.P.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad