Couceiro dice adiós a Begano de forma definitiva

stop

El ex director general de la embotelladora coruñesa abandona la factoría, tras meses anunciando su marcha

El presidente Feijóo en una visita a la embotelladora coruñesa Begano | EFE

09 de enero de 2014 (21:56 CET)

Era un secreto a voces que, finalmente, se ha materializado. Antonio Couceiro, director general de la embotelladora coruñesa Begano durante once años ya no trabaja en la factoría. A finales de diciembre se despidió de forma oficial de los empleados pidiéndoles que “estuviesen tranquilos” ante las reestructuraciones que el grupo Coca-Cola Iberian Partners planea acometer, y que pasan por el cierre de cuatro de las once fábricas en España.

Hacía meses que el histórico directivo había anunciado a la plantilla que su puesto tenía “fecha de caducidad”. Sobre todo después de que las embotelladoras de Coca-Cola de toda España se fusionasen en un nuevo grupo donde la familia catalana Daurella (dueños de Cobega) y los valencianos Gómez Trenor son los accionistas principales.

Con el 'brindis' de Navidad

A principios de diciembre, el grupo fusionado anunció la intención de despedir a 1.200 trabajadores en toda España con el propósito de reducir costes y ganar competitividad. No obstante, la decisión de Couceiro ya estaba tomada meses antes.

Según fuentes sindicales, a finales de diciembre se produjo la salida efectiva, aunque había quien pensaba que Couceiro se mantendría en el puesto durante el primer trimestre de este año año, a la espera de la culminación del proceso de integración de las distintas embotelladoras. “En el brindis de Navidad se despidió de todos”, explican, a la vez que añaden que, actualmente, ya no acude a la factoría.

Sin sustituto, de momento


La de Couceiro no es la primera salida dentro de la dirección que se produce en estos últimos tiempos. Antes que él, hasta cuatro directivos dejaron sus puestos de trabajo en las instalaciones coruñesas. Los directores técnico, comercial, financiero y de gestión de calidad salieron de Begano, según informan representantes de los trabajadores, que indican que en la actualidad sus funciones son cubiertas por cargos de la embotelladora asturiana de Coca-Cola.

De momento, no hay sustituto. No se espera que lo haya hasta que no finalice el proceso de integración. Tampoco se sabe nada del proceso de reestructuración, ni desde Madrid hay comunicación alguna, por el momento, de cuáles serán las factorías abocadas al cierre, si bien Couceiro insistió antes de su marcha de que la coruñesa no será una de ellas.

La negociación arranca el 17

Si no hay cambios, la mesa de negociación entre sindicatos y dirección del grupo para discutir el proceso de reestructuración se convocará el próximo día 17 en Madrid. Entonces se despejarán las dudas sobre el futuro de la planta coruñesa de Begano, especializada en ediciones limitadas del conocido refresco y una de las más modernas de la compañía. La factoría coruñesa da trabajo a unas 350 personas, aunque el grupo cuenta en la comunidad con otros 100 empleados en las fábricas de distribución que tiene en Ferrol y Santiago.

Este año, Couceiro hubiera cumplido 11 años al frente de Begano, a donde llegó en 2003, tras una fulgurante trayectoria política. Director de Xestur Coruña, responsable del Instituto Galego de Vivenda e Solo y director xeral de Formación e Emprego, en 1994 Manuel Fraga lo nombró conselleiro de Industria, cargo que ocuparía hasta el 99, cuando fue relevado por Juan Rodríguez Yuste. Antes de recalar en la empresa privada también presidió la Autoridad Portuaria de A Coruña durante cuatro años.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad