Cosmos vuelve a ganar dinero aunque su producción se derrumba en Galicia

stop

La cementera acabó 2013 con beneficios de 10,3 millones frente a las pérdidas de 41,2 del año anterior

Planta de Cosmos en Lugo

03 de septiembre de 2014 (20:47 CET)

Cementos Cosmos no atraviesa por su mejor momento de imagen. No obstante, las cifras acompañan a la empresa con sede en Vigo, propiedad de la brasileña Votorantim a través de Corporación Noroeste.

A pesar de prácticamente desmantelar la fábrica de cemento de Oural, en Sarria, y del fuerte conflicto social generado por la explotación de la mina de Vilavella, situada sobre parte del yacimiento arqueológico de Cova de Eirós, en Triacastela, el pasado ejercicio no ha ido mal para la cuenta de pérdidas y ganancias del grupo. La sociedad ha abandonado los números rojos.

Vuelta a los beneficios


Según datos de la memoria anual de la compañía remitidos al Registro Mercantil, Cementos Cosmos ganó el pasado ejercicio 10,3 millones de euros frente a las pérdidas de 41,2 millones que registró en 2012. Las ventas, sin embargo, se redujeron desde los 59'6 millones de euros a los 58,5 millones.

A finales del año pasado, la actividad de Cementos Cosmos SA se centraba en la fabricación de cemento a través tanto de la factoría que el grupo posee en Sarria como de la ubicada en Toral (León).

La producción cae en picado

A pesar de al vuelta a beneficios de la firma, la producción tanto en Oural como en León se derrumbó en 2013, especialmente en la factoría gallega, cuya actividad se paralizó y a cuya plantilla se le aplicó un expediente de regulación de empleo (ERE) que la dejó en mínimos.

El pasado año, la producción cementera de la fábrica de Oural fue de 93.400 toneladas, un 65% menos que en 2012. En el caso de la fábrica de Toral de los Vados, la caída fue de un 15,2%, hasta las 487.200 toneladas.

Según la empresa explica en su memoria, las abultadas pérdidas de 2012 estaban influidas, en parte, por las provisiones y ajustes que acometió la compañía, lo que explicaría la vuelta a beneficios a pesar de la caída de ventas y producción.

Oural y Vilavella

Cuando Cosmos paralizó la fábrica de Oural, argumentando la crisis de un sector con una oferta creciente y una demanda menguante, se comprometió a retomar la actividad en la fábrica al menos dos meses al año. Este 2014, la planta ha estado trabajando varias semanas, según fuentes de la compañía, debido a la reactivación de la actividad en la mina de Vilavella, en Triacastela, tras la recuperación de la licencia municipal.

Desde la cementera argumentan que la actividad en Triacastela está ligada a la de Oural. La fábrica trata la caliza que se extrae de la mina. Descartan, dicen, que la constestación social generada por la cantera "pueda derivar en el cese de su actividad", ahora que han recuperado la licencia municipal.

Pero, por el momento, y además de otras iniciativas, la plataforma Salvemos Cabana ha llevado la autorización administrativa de la explotación ante el Consejo de Europa. Consideran que la aprobación de la licencia en Triacastela vulnera tanto el Convenio Europeo para la Protección del Patrimonio Arqueológico como el Convenio Europeo del Paisaje.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad