Coruña Smart City se come la mitad de la inversión de Emalcsa

stop

El importe destinado a la plataforma tecnológica ascendió a 6 millones de euros en 2014 debido a la prisa por adjudicar los contratos y cumplir las condiciones de la subvención europea; el mantenimiento y renovación de red se llevó más de 5 millones

Proyecto de Coruña Smart City diseñado por Indra y Carlos Negreira en la presentación de la plataforma

en A Coruña, 30 de noviembre de 2015 (06:07 CET)

El acelerón preelectoral que el Gobierno de Carlos Negreira dio al proyecto Coruña Smat City, la plataforma tecnológica que desarrolla la ciudad al abrigo de fondos europeos –que financian el 80% del programa-- ascendió a algo más de 6 millones de euros. El importe adjudicado por Emalcsa para la definición y ejecución de los pilotos del proyecto tecnológico durante 2014 alcanzó los 6.046.867 euros, un poco más de la mitad de la inversión total prevista, 11,5 millones. La necesidad de presentar a finales de este año una parte de los programas para cumplir con los requisitos de las subvenciones recibidas forzó el sprint, cuyo testigo pasó al Gobierno de Xulio Ferreiro.

Los 6 millones equivalen a todo lo que invirtió Emalcsa en el cuidado y mejora de su red. Los contratos licitados y ejecutados en esta materia alcanzaron los 5,1 millones de euros, 2,7 en la red de aguas y alcantarillado y otros 2,4 para obras en las instalaciones de la red de distribución. Se sustituyeron 3,7 kilómetros de tubería y se renovó la red en las calles Londres, Burdeos, Justicia o Trabajo, entre otras. Se completó así una inversión de 4,6 millones en renovación de red durante la pasada legislatura, que fueron cubiertos con los fondos propios de Emalcsa.

La ciudad inteligente avanza contrarreloj

Hubo otros contratos, como el de seguridad y vigilancia por 2,8 millones, el de limpieza por 760.000 euros o el de la renovación de tuberías en el tramo Avenida de Monelos-Avenida Alcalde Pérez Ardá, que está pendiente de ejecutar con un presupuesto base de 3,5 millones. Pero la cuantía más elevada correspondió a Coruña Smart City, a cuenta de una subvención de 9,2 millones de euros procedentes de fondos Feder y rubricada a través de un convenio con el Ministerio de Ciencia e Innovación. Los 14 pilotos que desarrolla el programa tienen como objeto el control de calidad de aguas, la telegestión de contadores y red de saneamiento, la detección de fugas o el ahorro energético, en los aspectos que más afectan a Emalcsa.

El alcalde Xulio Ferreiro planteó a poco de llegar a María Pita la posibilidad de dar un nuevo enfoque a Coruña Smart City, pero, por el momento, el Concello está desarrolando los pilotos adjudicados para no poner en riesgo la subvención recibida. El sistema de cámaras de control de tráfico instalado recientemente en diversas puntos de la ciudad forma parte, precisamente, de una de las aplicaciones del proyecto.

Inversión sostenida pese al recorte en los fondos

La empresa pública de aguas viene de un fuerte periodo inversor, con más de 12 millones en 4 años para la renovación de la red y otras obras concretas como la canalización de la Tercera Ronda o la del tramo entre María Cagiao y Palavea Vieja. A pesar de ello, las cuentas de Emalcsa muestran un endeudamiento bancario casi nulo y un buen comportamiento pese a la caída del beneficio, 4,4 millones frente a los 5,3 del año anterior.

La cifra de negocio aumentó ligeramente, hasta los 23,6 millones, y los fondos propios se reforzaron hasta alcanzar los 40,8 millones. La capitalizada empresa, que había destinado a reservas sus beneficios, lo estará menos debido a la transferencia de más de 5 millones que irán a reforzar los presupuestos del Concello. Pese a todo, la inversión sigue al alza y Emalcsa ha adjudicado por 6,5 millones el mantenimiento de la red de alcantarillado para los próximos cuatro años a una filial de Sacyr, Valoriza Agua.

Aumenta la industria, baja en los hogares

El ritmo actual de inversiones triplica al de la etapa de Losada en la alcaldía, aunque parte de las obras que acomete Emalcsa están sufragadas por la Xunta, como la conexión de Cecebre y Meirama.

Emalcsa destina al pago de salarios más de seis millones al año y mantiene una plantilla media de 127 personas entre administrativos, técnicos, operarios y altos cargos. Sus principales clientes siguen siendo Hijos de Rivera, Begano y Repsol, que han empujado el consumo de agua no doméstico un 4,3%, compensando así el descenso en el consumo de los hogares.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad