Cortizo estrena planta en Padrón tras invertir 2,3 millones de euros

stop

Las nuevas instalaciones le pemitirán fabricar tantos perfiles de PVC foliados como quiera en una semana y crearán 34 puestos de trabajo

Planta de foliado de Cortizo en Padrón

en A Coruña, 29 de septiembre de 2015 (02:02 CET)

Cortizo, el rey gallego del aluminio, sigue firme en su apuesta inversora. La multinacional gallega ha destinado 2,3 millones en una nueva planta para perfiles de PVC foliados en Padrón. En las nuevas instalaciones ya trabajan 21 personas, si bien se esperan crear con ellas 34 puestos de trabajo directos. Las mejoras en el complejo padronés se suman a otras inversiones ya ejecutadas, como los 5 millones de la fundición de Mieres (Asturias), y a otras activadas, como la construcción de una fábrica en Bucarest dedicada al lacado, almacenamiento y distribución de perfiles de aluminio para arquitectura.

La nueva planta gallega permitirá a Cortizo fabricar los perfiles de PVC en cualquier color y cantidad en un plazo máximo de una semana, según afirma la compañía. Los perfiles, una vez extruidos, deben atemperarse al menos durante 24 horas antes de su recubrimiento. Para salvar este handicap y poder cumplir con el compromiso de entrega en 7 días, Cortizo dispone de un stock  en bruto que le permite iniciar el foliado en el momento de recepción del pedido en cualquiera de las 3 líneas independientes destinadas a este proceso.

Es la fórmula de José Manuel Cortizo Soñora, que lleva tiempo empeñado en convertirse en el más rápido de la clase. Estrena la planta de foliado apenas un año después de la puesta en marcha de su centro productivo de PVC, también en Padrón. Durante este tiempo ha logrado situarse como primer productor español del sector, produciendo en este primer año de actividad más 400.000 barras y generando un volumen de negocio de 4,7 millones de euros. En la actualidad, 56 personas trabajan en la división de PVC de la compañía gallega.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad