Cortizo, el imperio del aluminio, elevó un 37% sus ventas en plena crisis

stop

El grupo de José Manuel Cortizo Soñora coloca en el mercado 15.000 toneladas de aluminio más que en 2009 y prevé alcanzar una capacidad de producción este año de 130.000

Planta en construcción de Aluminios Cortizo en Francia, con el aspecto que tenía a inicios de 2014

en A Coruña, 13 de abril de 2015 (03:47 CET)

Fabricar aluminio después del crack inmobiliario y en recesión económica no parece el mejor de los escenario para hacer dinero. Incluso el rey del maleable metal en España, Aluminios Cortizo, las pasó canutas, sobre todo en 2009, cuando sus ventas se desplomaron. Tardó casi 4 años en recuperar los niveles precrisis, pero, manteniendo un progresivo crecimiento, en 2014 ha cantando diana y la compañía ha vuelto a despegar. Prueba de ello es que, si los apuros en el inicio de la crisis frenaron algún proyecto inversor, en los últimos años José Manuel Cortizo Soñora ha abierto el grifo de la inversión sin ambiguedades.

Los datos que ha publicado el grupo en su memoria son claros. En 2009 vendían 40.540 toneladas después de un batacazo considerable desde las 46.545 toneladas del año anterior. Un lustro después, con los peores años de la crisis como telón de fondo, las ventas se han elevado un 37%. En un año de récord, Cortizo ha tocado techo en facturación, 338 millones de euros, y en toneladas vendidas, 55.634, es decir, 15.000 más que en 2009.

Alemania y Francia, las referencias

Ayuda mucho al grupo su vocación exportadora, pues en el último año el 72% de su producción fue a parar a mercados exteriores, con Alemania y Francia como principales clientes (acaparan más de un 30% cada uno del total exportado). Pero a pesar de mantener a la compañía en una posición más o menos sólida durante los últimos años, la exportación no facilitó el despegue hasta 2014, cuando las ventas crecieron un 18,5%.

Coincidió el boom con un periodo de fuerte inversión, que acabará multiplicando la capacidad de producción de la compañía, así como su red logística. En la primera área, cuenta con 7 centros productivos, y en la segunda, 30 centros de distribución. Se ha gastado cerca de 17 millones de euros para poner en marcha la planta de PVC y el almacén inteligente de Padrón, a los que habría que sumar otros 3,4 millones para adquirir la planta de fundición de Kerkus en Mieres (Asturias). Este año prevé abrir las puertas de la fábrica francesa de Chemillé, una inversión de 20 millones, que se materializa más tarde de lo previsto.

El grupo engorda

Con este nuevo centro, de 21.700 metros cuadrados y dedicado a la estrusión y lacado, Cortizo superará una capacidad de producción de 130.000 toneladas.

El grueso de la maquinaria está en España, repartida entre las plantas de Padrón, Asturias, Ciudad Real y Santa Cruz de Tenerife. Suman una capacidad de 90.500 toneladas anuales. La fábrica de Eslovaquia tiene una capacidad de 20.000 toneladas de perfiles de aluminio al año, y el centro productivo de Polonia, de 6.000.0

Con las nuevas instalaciones francesas sumará otras 12.000 toneladas, alcanzando una cifra total de 128.500 toneladas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad