Los sindicatos cargan con la gestión de la pandemia que se hace desde la empresa pública Correos. E.P.

Correos reabre en un día la oficina cerrada por un presunto contagio

Correos vuelve a activar su oficina en Arteixo en medio de denuncias sindicales por la falta de medidas de seguridad

El pasado miércoles, Correos cerró su oficina en Arteixo (A Coruña) ante un posible caso no confirmado de Covid-19 entre la plantilla. La compañía postal activó el protocolo que tiene estipulado ante supuestos como este: clausuró la unidad de trabajo y procedió a la desinfección de las instalaciones de manera preventiva. La empresa pública comentó a este medio que este jueves se procedería, de nuevo, a la apertura. El caso se produce en un momento especialmente revestido por la polémica y es que justo esta semana, el sindicato CGT presentó una denuncia urgente ante Inspección de Trabajo en A Coruña por la “la ausencia de las medidas de seguridad mínimas exigidas para las actividades laborales” durante la pandemia. Fuentes de la central sindical aseguran que el caso de Arteixo es claro ejemplo de los problemas que acarrea que el grupo no implante unos horarios escalados para su plantilla, de forma que “no coincida el 100% de la misma en una unidad de Correos a la misma hora”.

La demanda presentada por la CGT se precipitó esta semana ya que el lunes, coincidiendo con el inicio de la desescalada en la comunidad gallega y según indican, el grupo postal pasó de operar con el 50% de su plantilla al 100%, generando, según la parte social, problemas de espacio en determinadas localidades de la provincia de A Coruña. La denuncia ante Inspección de Trabajo aludía, en concreto, a oficinas de Arteixo, Cambre, Carballo, Culleredo, Ferrol, Padrón, Ortigueira o Fene.

Correos se defiende: cumple el protocolo

La llegada a un acuerdo entre empresa y sindicatos no parece sencilla. Correos asegura que “todas las actividades de desarrollan siguiendo las instrucciones de seguridad marcadas por las autoridades para preservar la salud de los empleados y los ciudadanos”. “Todos los profesionales de la compañía disponen del material de protección necesario para llevar a cabo su labor con seguridad y todos disponen de información sobre los protocolos a seguir dependiendo de la naturaleza de cada puesto de trabajo y de las actuaciones que se llevan a cabo”. 

La empresa insiste en que ha diseñado su plan de desescalada “siguiendo el cumplimiento estricto del protocolo de seguridad y prevención que marcan las autoridades, ya que la salud de los empleados y los ciudadanos es prioritaria”.

“Desde la publicación del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19, la empresa pública postal trabaja para garantizar la prestación del Servicio Postal Universal (SPU) tal y como tiene encomendado. Durante este periodo, la media de profesionales que han trabajado en la compañía ha sido inferior al 30%”, indica, a preguntas de este medio. “Además de la protección individual, todos los empleados de la compañía disponen de información sobre los protocolos a seguir dependiendo de la naturaleza de cada puesto de trabajo y de las actuaciones que se llevan a cabo. Las principales premisas son garantizar la distancia de dos metros, evitar la saturación en oficinas, e instalaciones, y la desinfección continua de todos los elementos, medios de trabajo y vehículos. Por otra parte, todos los profesionales con cualquier tipo sintomatología deben permanecer en su domicilio y comunicarlo a su responsable”, apuntan.

¿Hay distancia en oficinas pequeñas?

Pero, precisamente, es en este punto en el que radica la diferencia entre sindicatos y dirección. Fuentes de la CGT explican que, por sus dimensiones, no es posible mantener la distancia de seguridad de dos metros en determinadas oficinas, motivo por el que, insisten, es preciso habilitar turnos de trabajo. Como muestra del escaso espacio, se remiten a una foto de una oficina de la provincia de A Coruña tomada esta semana, en la que puede ver a varios empleados trabajando a la vez, en este caso, sin apreciarse la separación suficiente.

Imagen de una de las oficinas de Correos en Galicia, en donde no se estaría cumpliendo con los dos metros de distancia de seguridad

“Correos tiene que evitar aglomeraciones organizando los horarios del personal para poder cumplir con las normas de protección del personal y de la sociedad. Así lo están haciendo distintas empresas privadas e públicas”, insisten desde la CGT, que explica que el trabajo por días alternos se implantó desde el pasado 15 de marzo hasta el pasado lunes, 11 de mayo, “sin alteración significativa en el servicio”. 

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad