Correos consigue beneficios gracias a la aportación del Estado

stop

La compañía de Javier Cuesta cerró un resultado en 2013 de 48 millones, a pesar de la caída del negocio, gracias a los 139 millones en ayudas públicas inyectados como compensación del servicio universal que presta

El presidente de Correos, Javier Cuesta

27 de julio de 2014 (13:45 CET)

Correos dejó atrás los números rojos en 2013 aunque gracias, una vez más, a las aportaciones del Estado. En concreto el grupo presidido por Javier Cuesta registró a finales del pasado ejercicio un beneficio consolidado de 48,4 millones de euros, frente a las pérdidas de 3,97 millones contabilizadas el año anterior.

La sociedad, integrada en la Sepi, ha logrado este resultado, según reconoce en su memoria anual, gracias al plan de venta de activos inmobiliarios puesto en marcha el año pasado y, sobre todo, al cobro de importes pendientes de pago de la compensación que recibe del Estado por prestar el servicio postal universal.

El argumento del servicio universal


En concreto, el Estado abonó en 2013 a Correos 139 millones de euros para compensar los costes que le supone prestar el servicio universal postal. Esto es, garantizar a todos los ciudadanos un servicio postal de calidad y accesible.

Precisamente, el grupo utiliza el argumento del servicio universal no sólo para percibir compensaciones millonarias del Estado, sino también para comercializar la mayoría de sus productos a través de convenios anuales exentos de IVA. Según cálculos del sector privado de paquetería y mensajería sólo durante el año pasado habría dejado de ingresar en Hacienda 110 millones de euros, escudándose en ese premisa.

Más ayuda en el primer trimestre

El montante total de los 139 millones inyectados el año pasado por el Estado corresponde a pagos por servicios prestados entre 2009 y 2011. Cuatro veces más de los 35,3 millones que Correos recibió en 2012 de las arcas públicas. Según datos de su memoria anual, a cierre del último ejercicio todavía tenía un importe pendiente que ascendía a 336,7 millones de euros.

A principios de año, el Gobierno inyectó al grupo postal, por procedimiento urgente, toda la ayuda prevista en los presupuestos generales del Estado para 2014, que era de 520 millones de euros.

Caída de los ingresos

Con las inyecciones en vena estatales Correos logró el pasado ejercicio volver a negro a pesar de que sus ingresos retrocedieron un 6,8% durante 2013, hasta situarse en 1.747 millones de euros. La facturación procedente del servicio postal tradicional bajó un 7,11%. La prestación de servicios a terceros y el negocio bancario que ofrece en sus oficinas en alianza con Deutsche Bank también cayó un 7,2%, hasta los 26,3 millones de euros, al igual que la venta de productos filatélicos, que se derrumbó en casi un 5%. El único servicio en el que aumentó la cifra de negocio fue el relacionado con el envío de dinero, que generó 30,9 millones, un 11% más.

Por compañías, todas las sociedades del grupo Correos redujeron sus ingresos salvo Correos Express, filial de paquetería, que los mantuvo en 134,1 millones de euros. Además, el grupo registró una caída del 10% en el número de envíos postales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad