Correos agota en tres meses la ayuda pública de todo el año

stop

El Gobierno giró de urgencia 520 millones durante el primer trimestre para garantizar la viabilidad financiera del grupo, que soporta filiales con 230 millones en pérdidas

El presidente de Correos, Javier Cuesta

05 de mayo de 2014 (20:35 CET)

El Gobierno ha salvado el primer trimestre de Correos con la inyección, por procedimiento urgente, de toda la ayuda prevista en los presupuestos generales del Estado (PGE) para 2014.

La partida reservada era de 520 millones, un 60% más que el año pasado, y ha sido repartida entre las filiales del grupo público postal. El objetivo de la maniobra es preservar la viabilidad financiera de la empresa participada al 100% por la SEPI. Correos soporta unidades, pensadas para competir con la paquetería privada, con pérdidas de 230 millones anuales.

Las cuentas del ente llevan varios años sin auditar, por tanto, los datos relativos al resultado consolidado pertenecen aún al ámbito confidencial. A pesar de esta práctica, el trasvase de recursos públicos ha crecido con cada ejercicio a ritmo de doble dígito.

Aportaciones extraordinarias


El mayor favor de los presupuestos generales, en época de recortes generalizados para todas las empresas y organismos atados a ellos, no ha sido suficiente. Entre los años 2005 y 2012 se han realizado aportaciones adicionales y sistemáticas que habrían permitido equilibrar las cuentas.

En concreto, según un documento preliminar de la patronal CEOE, se sospecha que los recursos propios de Correos encajan con las distintas aportaciones ordenadas por el ministerio de Hacienda (y no por la SEPI). La media se mueve entre los 1.315 millones, el año más favorable analizado por los expertos (2005), y los 1.540 entregados en el peor en términos contables (2012). Oficialmente, los PGE recogían ayudas oficiales muy inferiores.

Ayuda bajo sospecha

“Es de señalar –se lee en el informe— que en 2005 la compensación era de 88 millones, en 2009 alcanzó la cantidad de 222 millones de euros, y en 2010 ascendió a 197 millones de euros”. El concepto que permite estas transferencias es la compensación a la que está obligado el Estado como contrapartida a que Correos preste servicio en áreas rurales donde el sector privado no podría obtener beneficio, el servicio postal universal (SPU). Por esta misma razón, se reservaron para 2014 los 520 millones abonados.

Los competidores denuncian que, con estas ayudas públicas, Correos hace competencia desleal en negocios independientes a la SPU, como la paquetería empresarial y la mensajería urgente. La Comisión Europea ha admitido a trámite una denuncia que relata el rosario de ayudas puestas en duda.

Exenciones fiscales


Al respaldo directo con recursos del Estado se añaden exenciones fiscales que afectan a las cuotas de la Seguridad Social de un tercio de la plantilla, condonación de tasas locales, y trato preferencial en las aduanas.

La Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos está compuesta por cuatro filiales. En peor situación está Correos Exprés, sobre la que el informe de la CEOE llama la atención. “Debemos concluir en ese extremo que, en el mercado de la paquetería empresarial, ninguna empresa puede soportar unas pérdidas de 229 millones de euros sin desaparecer”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad