José Luis Suárez, presidente de Copasa, en una imagen de archivo

Copasa se vuelca con su filial de concesiones e inyecta 55 millones

La constructora ourensana crea una filial exclusiva para concesiones, que nace con 55 millones e integra sus tres autovías y sus 1.000 plazas de parking

Las constructoras recuperan su brillo. Tras una década de parón, la obra civil y en la construcción de viviendas resurgen con fuerza y con ellas, las cuentas de resultados de algunos de los principales exponentes del sector en Galicia. Es el caso de la cotizada San José, que tras abandonar números rojos cerró 2018 con un aumento de ganancias del 50%, hasta los 18,2 millones de euros, y de Copasa.

La firma ourensana concluyó el año pasado duplicando beneficios (se elevaron hasta los 8,8 millones de euros) y avanzando movimientos para hacerse fuerte en el “modelo concesional", al entender que “aporta estabilidad y predictibilidad de sus ingresos futuros y limita la competencia dadas las exigentes estructuras, tanto de garantías como de desembolso de capital, como las credenciales técnicas exigidas para concurrir a las licitaciones”.

Dicho y hecho. La compañía acaba de constituir a finales del mes de mayo una filial específica para concesiones. Se denomina Gestión de Concesiones Copasa Sociedad Anónima y nace con un capital de 55,2 millones de euros después de traspasarle el grueso de sus activos concesionales.

El doble negocio con los coches

La división de concesiones fue la actividad más rentable en el negocio del grupo ourensano. Solo el año pasado aportó un beneficio de 9,3 millones tras triplicar su facturación, que pasó de los 7,8 millones registrados en 2017 a los 25,2 millones del año pasado.

El de las concesiones se ha destapado como un pilar fundamental en la cuenta de resultados de Copasa. La compañía presidida por José Luis Suárez gestiona tres autovías en España (la de Celanova, de 19 kilómetros; la del Salnés, de 18 kilómetros; y la de la Costa da Morte, de 27 kilómetros), de las que logra un flujo constante de ingresos a través de los denominados peajes en la sombra. Es el canon que las administraciones pagan a la concesionaria a cambio de librar de cualquier pago a los conductores.

Al negocio de las autovías se suma el de los aparcamientos. Y es que Copasa gestiona casi 1.000 plazas de parking entre Chile y Galicia. 308 se corresponden al Parking Vilacura de Santiago de Chile y 614 al Parking del Parrote, situado bajo la zona peatonal de la marina coruñesa, cuya obra para el soterramiento del tráfico también ha corrido a cuenta de Copasa.

De estaciones de servicio a depuradoras

Al margen de carreteras y aparcamientos, Copasa se ha ido abriendo camino en otro tipo de concesiones. Se trata de las depuradoras de agua y las estaciones de servicio. Y es que la compañía decora el paisaje de la ruta en coche entre Galicia y Madrid. Suyas son las estaciones de servicio castellanoleonesas de Ponferrada, Campo de Villadel y La Torre del Valle, que se suman a la de Santomera, esta última ya en territorio murciano.

Copasa, pese a generar el 40% de sus ingresos fuera de España, ejerce de profeta en su tierra no solo a través de las autovías que gestiona o de concesión de obras públicas, sino también en la gestión de las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR). La firma presidida por José Luis Suárez controla un total de cuatro instalaciones de este tipo en la comunidad. Se trata de las depuradoras de Baiona, Muros, Ares-Fene y Melide.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad