Copasa levanta tres fábricas en Arabia Saudí para llevar el AVE a la Meca

stop

La compañía ourensana cuenta con una planta de traviesas, otra de canaletas y otra de balasto que, junto al centro de soldadura, permitirán acortar los plazos de ejecución

Visita de la ministra de Fomento, Ana Pastor, a las obras del AVE a la Meca

14 de julio de 2014 (02:36 CET)

Tan grandioso proyecto como llevar el AVE a través de 450 kilómetros de desierto para unir La Meca con Medina requiere un despliegue a la altura de las circunstancias. En ello está Copasa, la constructora ourensana que se hizo con un trozo de la suculenta contrata, presupuestada en 6.736 millones de euros, compitiendo de la mano con un consorcio español integrado por doce empresas. La compañía que preside José Luis Suárez ha desplazado personal y maquinaria para encarar un proyecto que le reportará, si se cumple la hoja de ruta, cerca de 640 millones.

Copasa ha comenzado la construcción y adecuación de un tramo de casi 70 kilómetros que tiene como punto de partida la estación de La Meca. La compañía gallega se encarga del tendido ferroviario y el montaje de la vía. Para dichas tareas, la constructora no solo ha desplazado plantilla --cerca de 40 técnicos y operarios de maquinaria-- y equipo del parque leonés de Palanquinos. También ha levantado a miles de kilómetros su propia infraestructura. Concretamente, una fábrica de traviesas, una planta de canaletas, una cantera de balasto y un centro de soldadura.

El centro de producción

Las traviesas son los elementos transversales al eje de la vía que vertebran los raíles. Copasa está preparada para producir más de mil unidades diarias en el centro de operaciones saudí. En la misma base está el centro de soldadura, necesario para el carril, y la cantera de balasto, con capacidad para suministrar más de mil toneladas diarias.

El balasto es la piedra que se emplea en la vía y que favorece tanto la estabilidad como la conservación de la estructura. Como la obra se despliega a través del desierto, nada generoso en materia prima, también ha sido necesario importar el árido. Previsiblemente, se levantará una segunda cantera para duplicar la red de suministro, informa Diaro de León.

Entre las nuevas infraestructuras, que están operativas desde hace algo más de un mes, también está una fábrica de canaletas con capacidad para producir 800 metros diarios.

Pisar el acelerador

La compañía ourensana saca pecho del excelso despliegue debido a que es la “única” empresa del consorcio que ha levantado su propio centro productivo en tierra saudí, informan fuentes empresariales. En realidad, tanto la magnitud de la obra como las condiciones orográficas y climatológicas requieren de este esfuerzo que, confían en Copasa, servirá para acelerar la ejecución y acortar plazos.

Precisamente, las autoridades saudíes transmitieron al consorcio español la necesidad de dar brío al proyecto con el objetivo de robar días al calendario, toda vez que la primera parte de la infraestructura, ejecutada por el consorcio chino, se entregó con retraso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad