Copasa: de La Meca a los Juegos de Río

stop

La empresa de José Luis Suárez suma obras en Brasil mientras el macroproyecto en Arabia Saudí acumula retrasos

Redacción

La ministra de Fomento, Ana Pastor (2i), junto al ministro de Transportes de Arabia Saudí, Jubara Al Suraisry, y el presidente de Talgo, Carlos Palacio | EFE
La ministra de Fomento, Ana Pastor (2i), junto al ministro de Transportes de Arabia Saudí, Jubara Al Suraisry, y el presidente de Talgo, Carlos Palacio | EFE

13 de febrero de 2014 (00:53 CET)

Copasa compensa los quebraderos de cabeza que le está da la construcción del AVE a La Meca, en el que participa, con su buena estrella en Brasil. La compañía ourensana construirá el Paseo Olímpico de Río de Janeiro, el punto neurálgico de los Juegos de 2016. El presupuesto de la adjudicación asciende a 160,7 millones de euros y se prevé que la obra esté acabada en el segundo semestre de 2015.

La compañía de José Luis Suárez va de la mano en este proyecto con la brasileña Contrucap, su socia también en la construcción de la circunvalación norte de Sao Paulo, la mayor infraestructura vial en curso en el país carioca. El consorcio formado por ambas firmas logró hacerse con una parte de las obras del llamado Rodoanel Norte. Al concurso abierto concurrieron más de 600 firmas, entre locales e internacionales.

Metro de Brasil

El valor global de licitación del Rodoanel Norte es de 1.440 millones de euros, aunque el lote de Copasa cuenta con un presupuesto de 238 millones, aproximadamente.

Pero parece que a mayores de estos dos importantes proyectos, Brasil está dispuesto a darle más a la firma gallega. Los ourensanos optan, en alianza con Acciona, Azvi, Ferrovial y varias firmas brasileñas a la ampliación del metro de Sao Paulo. El proyecto está valorado en cerca de 2.000 millones. La compañía pública Metro tuvo en cuenta la experiencia de Copasa en obra ferroviaria y excavación de túneles para convertirla en una de las empresas seleccionadas para participar en la licitación, en la que destacan sendos contratos por 600 millones para acometer la perforación subterránea.

Túnel de los Andes


En Sudamérica, la constructora opta además a la construcción del túnel de los Andes, el proyecto que abrirá “una nueva era en las comunicaciones viarias” entre Argentina y Chile. El importe de adjudicación rondará los 1.000 millones de euros. La infraestructura contará con 45 kilómetros de vía subterránea.

El buen momento que Copasa está pasando en Latinoamérica contrasta con los problemas que están surgiendo con la construcción del AVE a La Meca, un proyecto que le fue adjudicado hace ya dos años, pero cuyas obras aún no ha podido comenzar por el retraso del consorcio encargado de la Fase 1 del proyecto.

Los problemas del AVE a La Meca


La empresa ourensana forma parte del consorcio hispano-saudí Al Shoula, que se hizo con un contrato de 6.700 millones de euros para llevar la alta velocidad a Tierra Santa. Está formado por 14 sociedades, entre las que están ADIF, Renfe, Dimetronic, Cobra, OHL o Ineco.

Las constructoras llevan ya meses quejándose de que el conglomerado chino-francés-saudí encargado de realizar la infraestructura (la Fase 1) no está haciendo bien su trabajo. Eso habría generado no sólo retraso, sino también un sobrecoste que el Gobierno Saudí no parece dispuesto a abonar. De hecho, según publicó Voz Populi, OHL asegura que, sobre el papel asume un 7% de las obras, cuando en realidad tendrá que acometer un 11%, con sus consecuentes gastos.

Pastor interviene

Una delegación saudita se reunió el pasado diciembre con la ministra de Fomento, Ana Pastor, para dejar claro que no se pagarán más de los 6.700 millones comprometidos.

En los próximos días está previsto que Pastor viaje a Riad con motivo del segundo aniversario de la adjudicación de las obras. La ministra busca no dejar ningún cabo suelto para evitar que se pueda repetir un problema como el de Sacyr en Panamá, que golpee la imagen exterior de la Marca España.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad