Copasa, atrapada en sus concesiones: las autovías sólo generan el 1% de sus ingresos

stop

El grupo de construcción advierte de que los excesos puntuales de viajeros en las infraestructuras con peaje en sombra no son abonados, lo que implica un aumento de los costes

Inauguración en 2008 de la Autovía de O Salnés | EFE

18 de septiembre de 2014 (22:26 CET)

A la Xunta de Galicia le han salido caras las autopistas de peaje en sombra de la comunidad. La caída de pasajeros ha provocado que deba salir al rescate de los viales de O Barbanza y O Salnés. Las empresas que explotan estas concesiones, no obstante, también parecen tener claro que no participan de un negocio redondo. Ejemplo de ello es Copasa.

En septiembre del año pasado, los ingresos que generaban las concesiones del grupo, apenas superaban el 1,3% de su cifra de negocios.

Ingresos por concesiones


Entre otras en territorio español, la constructora es concesionaria de los viales Ourense-Celanova-frontera de Portugal, O Salnés y A Costa da Morte, infraestructura esta última que aún no está finalizada. En el documento elaborado para la colocación de deuda en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF), la constructora enumera los posibles riesgos de la empresa, muchos de ellos relacionados con sus concesiones.

Explica que “los ingresos ordinarios que genera Copasa a partir de las concesiones que le han sido adjudicadas a 30 de septiembre de 2013 representan el 1,34% de su cifra de negocio”. Estos ingresos dependen, en su mayor parte, de las tarifas que percibe.

¿Tarifas a la baja?


“Generalmente, la estructura de tarifas se determina en los contratos de concesión, lo que limita o impide la posibilidad de incrementar tarifas por encima de los límites pactados”, dice Copasa. No obstante, advierte de que si por parte de la administración se produjese una modificación tarifaria a la baja “el negocio, la situación financiera y los resultados de explotación podrían verse afectados negativamente”.

También advierte de la problemática de que los usuarios no usen las infraestructuras concesionadas en el volumen previsto, como en el caso de O Salnés. “Además de por tarifa, los ingresos percibidos en la explotación de las concesiones pueden depender del número de usuarios que utilicen la infraestructura objeto de concesión”.

Peajes en sombra

El grupo ourensano hace hincapié, además, en los “riesgos” que puede entrañar para su negocio el régimen de peaje en sombra de las autovías, aquellas libres de cargas para los conductores pero donde la administración paga un canon a la concesionaria.

La constructora argumenta que la administración no abona peajes en sombra sobre el exceso de tráfico cuando el volumen del mismo excede la franja acordada. “Si una autopista de peaje en sombra se satura en determinadas épocas del año, ello podría implicar un incremento de los costes de conservación o mayores costes de construcción, sin el correspondiente aumento de los ingresos por peajes”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad