Copasa afrontra otra batalla interna entre las empresas del AVE a la Meca

stop

OHL admite públicamente su malestar con el funcionamiento del consorcio, que es "difícil de gobernar" por el número de firmas que lo integra

Redacción

Ana Pastor y José Luis Suárez, presidente de Copasa. Al lado, Josep Piqué, primer ejecutivo de OHL
Ana Pastor y José Luis Suárez, presidente de Copasa. Al lado, Josep Piqué, primer ejecutivo de OHL

en A Coruña, 25 de febrero de 2016 (16:20 CET)

El mayor contrato logrado por España en el exterior sigue provocando disputas internas entre las empresas que lograron el hito. El consejero delegado de OHL, la constructora de Villar Mir, ha admitido este jueves públicamente sus "discrepancias" con el funcionamiento del grupo de firmas y con la gestión que realiza Santiago Ruiz, primer ejecutivo del consorcio.

 "Tenemos discrepancias con la gobernanza del consocio y con la gestión del consejero delegado y así lo hemos manifestado en interés de nuestros accionistas, que seguro que nos lo agradecerán", explicó Josep Piqué durante la presentación de resultados anuales de OHL.

Llueve sobre mojado

En ese consorcio está la ourensana Copasa, que ya había tenido un encontronazo con el grupo de Villar Mir por los retrasos en la construcción, e incluso llegó a enviar una carta al resto de socios en la que aseguraba que estaba construyendo su parte tres veces más rápido.

Ahora, según Piqué, las obras del AVE "van muy bien", y el cliente, Arabia Saudí, "está muy satisfecho" con su desarrollo. A su juicio, los "problemas" que asegura existen en el consorcio derivan del gran número de firman que lo integran, dado que es el resultado de la fusión de los dos consorcios que en su día competían por el proyecto.

"Un grupo de catorce empresas, unas públicas y otras privadas, y de diferentes dimensiones, es difícil de encajar y de gobernar", apuntó el consejero delegado de OHL.

El macro contrato

El proyecto, estimado en 6.700 millones de euros, y por lo tanto el mayor logrado por España en el exterior, consiste en la construcción de la denominada 'superestructura' (las vías y los sistemas de comunicación, electrificación y seguridad) del AVE, de 450 kilómetros de longitud, además de su posterior explotación. La línea, una vez en servicio en su totalidad, permitirá unir La Meca y Medina en dos horas y media.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad