Protesta trabajadores de Alcoa frente a la Xunta / E.P.

Contrarreloj por el futuro de Alcoa: ¿cuánto cuesta parar las cubas?

Alcoa dice que negociará la venta de San Cibrao pero con las cubas paradas, para evitar pérdidas. El comité europeo niega la mayor y se remite a un estudio

Semana clave para Alcoa. El próximo martes acaba, sobre el papel, el periodo formal de negociaciones del ERE por el que el grupo pretende dejar a 534 personas de la factoría de aluminio primario de San Cibrao en la calle. No obstante, el hecho de que un comprador solvente, el gigante Liberty House, haya salido a la palestra ha servido a la Xunta, como autoridad competente en materia laboral, para solicitar la suspensión del proceso, un requerimiento que, de momento, no ha sido contestado por la multinacional americana.

Alcoa insiste en que está abierta a negociar solo la venta de la planta de aluminio, no la de alúmina (como también quiere Liberty). En las últimas semanas ha insistido una y otra vez en que negociará, pero con las cubas de electrolisis de la factoría paradas. "La planta de aluminio está perdiendo más de un millón de euros a la semana y es necesario detener estas pérdidas con urgencia. Si las cubas se paran de manera ordenada, el coste de reiniciar las series de cubas de electrólisis sería considerablemente menor que las pérdidas sufridas por la planta en un año", explica la compañía. No obstante, esta teoría ha sido refutada por el comité de empresa europeo del grupo que asegura que "una estimación justa" indica que, si se encuentra un comprador para la planta de San Cibrao (Lugo) que continúe con las cubas en funcionamiento en un plazo de 30 a 40 semanas, "sería más barato que cerrar temporalmente las cubas".

"Sólida razón económica"

En un comunicado dirigido a los comités de empresa locales y a los sindicatos con representación en Alcoa, el comité europeo cita un estudio de Syndex que le lleva a concluir que "los costes de cerrar temporalmente las cubas podrían ser más altos que mantenerlas en funcionamiento". Por ello, considera que hay "una sólida razón económica" para pedir que no dejen de estar activas.

El comité indica que su opinión sobre la decisión de Alcoa de cerrar la planta de aluminio primario de San Cibrao es "negativa" y la considera una "decisión estratégica a nivel corporativo" que "no tiene suficientemente en cuenta el potencial del sitio" ni "las graves consecuencias sociales y económicas para toda una región".

Es también, agrega, "un paso más en el debilitamiento de la base industrial de Europa", lo que supone sucumbir "al juego de poder de otros actores globales como China".

Preocupación en Hungría, Holanda y Madrid

Además, traslada la preocupación de los trabajadores de otras plantas de Alcoa en Hungría, Holanda y Madrid por la posibilidad de que también se vean afectadas. El comité de empresa europeo dice no estar "convencido" de que haya garantías de la dirección de que estas instalaciones no sufrirán también ajustes.

En el escrito critica también la actitud de la empresa en estos últimos dos meses, desde que se anunció la intención de cerrar la planta de la comarca de A Mariña, en donde hay otras instalaciones dedicadas a la alúmina. "Tuvimos serias disputas con la gerencia que podían haberse evitado si la gerencia hubiera involucrado a los empleados en una etapa más temprana del proceso", señala.

Reunión con Liberty

Además, traslada su apoyo a los trabajadores de San Cibrao y considera que "el tema principal en el futuro próximo" es saber si Alcoa está dispuesta a "cooperar en la búsqueda de un comprador o inversor" y si puede haber un acuerdo para mantener las cubas funcionando.

El comité de empresa de Alcoa en San Cibrao se reúne este lunes con representantes de la empresa que ha mostrado su interés en comprar las instalaciones.

 

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad