Contrarreloj para la Autovía da Costa da Morte: en quiebra a un año de su apertura

stop

La concesionaria, integrada por Copasa, Taboada y Ramos, Covsa y CRC, aspira a lograr un margen de explotación del 20%, pero todavía no ha logrado cerrar la financiación de la obra

Obras en la Autovía da Costa da Morte al lado de una imagen de la conselleira Ethel Vázquez

04 de septiembre de 2014 (21:09 CET)

El papel puede llegar a aguantarlo todo, pero las fechas están ahí. Y los compromisos por escrito, en los despachos de San Caetano. La Autovía da Costa da Morte, paralizada en 2012, y a menos de un 30% de ejecución siete años después de su licitación, afronta una particular recta final. La concesionaria de la polémica infraestructura ha fijado la entrada en servicio de la vía en junio de 2015. Menos de un año para su apertura, mientras que las constructoras que conforman la concesionaria todavía no han logrado cerrar la financiación.

Aunque oficialmente las empresas guardan silencio, los compromisos llegaron por escrito este mismo año al despacho del entonces conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, Agustín Hernández. El pasado mes de enero, la concesionaria presentaba ante la Administración gallega un proyecto modificado señalando “como plazo de ejecución de los trabajos 17 meses”.

Requerimientos

Respondía así a la resolución emitida el 8 de abril de 2013 ampliando del plazo de construcción al 30 de junio de 2015. Ese mismo mes, la Xunta hacía púbica “la necesidad de recoger en el marco contractual de la concesión las nuevas circunstancias y evaluar los ajustes precisos que garanticen la continuidad de la prestación del servicio público”.

El motivo no era otro que la quiebra técnica en la que se encontraba el proyecto, en el que participan constructoras como Copasa, con un 40% del capital de la concesionaria; Taboada y Ramos, Covsa y CRC, todas ellas con paquetes del 20%. La fecha de junio de 2015 para rematar las obras figura en la memoria de la concesionaria correspondiente a 2013, en la que fija otra aspiración más: una vez en funcionamiento, el margen de explotación del vial, construido mediante la fórmula del peaje en sombra, alcanzará el 20%.

Incertidumbres

Pero las dudas persisten. “Dado que hasta la fecha no se ha cerrado el acuerdo de financiación bancaria”, a 31 de diciembre de 2013 la concesionaria tenía un fondo de maniobra negativo de 3,1 millones de euros, en situación de quiebra técnica. Los gestores de la concesionaria se limitan a asegurar en la memoria que “la sociedad está en proceso de estructuración de la financiación ajena, y hasta que no pueda disponer de ésta conforme a lo previsto en el plan de negocio económico financiero, los accionistas deberán hacer frente al desembolso de los dividendos pasivos comprometidos”.

La firma espera cerrar la financiación del proyecto durante este año. Mientras, el apoyo financiero manifestado por los accionistas se ha concretado, por una parte, en el desembolso de nuevos dividendos pasivos en enero por importe de 3,2 millones de euros. “La emisión de garantías a favor de las entidades financieras que otorgarán la deuda bancaria”, dicen los gestores, “es un factor que reduce las dudas sobre la incertidumbre de la capacidad de sociedad de continuar como empresa en funcionamiento”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad