Contrarreloj de la banca y Pescanova para evitar la liquidación

stop

Damm podría plegarse a perder poder ante la posibilidad de que algún acreedor le pidiese responsabilidades tras la quiebra

Juan Manuel Urgoiti y José Carceller, presidentes de Pescanova y Damm | EFE

23 de abril de 2014 (00:36 CET)

El objetivo: evitar la liquidación de Pescanova. Ese parece ser el motor fundamental de todos los actores implicados en las negociaciones de los últimos días para tratar de evitar la quiebra de la compañía pesquera. A última hora de la noche de este martes continuaban las reuniones entre la administración concursal, Deloitte, y la gran banca atrapada en la firma. El último cartucho puesto sobre la mesa es la posibilidad de que las entidades financieras ganen peso en la futura Nueva Pescanova a costa de Damm y Luxempart, que verían su poder ostensiblemente reducido.

Sin embargo, el plan es complicado. Fuentes bancarias indican que fue promovido por los consejeros independientes de la pesquera (no por su presidente, Juan Manuel Urgoiti) ya antes de Semana Santa. Las negociaciones comenzaron entonces, pero la complejidad del tema las retrasó hasta después de los festivos.

Posibilidad muy compleja


“Técnicamente es una posibilidad compleja, la de que se apruebe un convenio antes del día 29 (el marcado por el juez, que ya ha concedido una prórroga excepcional) que relegue a los promotores del principal proyecto”, explican fuentes conocedoras de las negociaciones. No obstante, parece que es la opción que más convence a todos, a pesar de que la banca guarda bajo la manga la posibilidad de dejar caer Pescanova y luego tomar las riendas con la ayuda de un socio industrial.

“Sin embargo, esta nueva opción, aunque compleja, convence a todos. La banca asumirá una quita mayor, pero se aleja el fantasma que implica el hecho de la liquidación, y por otro lado, Damm sabe que es muy difícil que su convenio logre sumar los apoyos necesarios con el no rotundo de las financieras”, comentan. Pero, ¿qué le parece a Demetrio Carceller, el presidente de la cervecera, quedar relegado en el control de Pescanova?

¿Responsabilidades?


Las mismas fuentes apuntan a que si Carceller no logra sacar adelante el convenio, la liquidación tampoco es un escenario favorable. “Temen que si no sale adelante ningún convenio y se liquida, algún acreedor pueda pedir responsabilidades en los tribunales, y ellos han estado en la gestión en todo este tiempo”, explican.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad