Condenas por coacciones y amenazas salpican los conflictos laborales en Nostián

stop

La concesionaria de la planta de residuos, Albada, pide al comité de empresa responsabilidad, en otro brote de protestas por la causa abierta contra nueve sindicalistas para los que el fiscal pide entre uno y dos años de cárcel

Protesta de trabajadores de Albada en 2013 / CIG

en A Coruña, 07 de junio de 2016 (04:04 CET)

La denuncia de Albada, la empresa que gestiona la planta de residuos de Nostián en A Coruña, por los sucesos acaecidos en la huelga de 2013 ha sido atendida por la Fiscalía, que pide ahora una pena de entre uno y dos años de prisión para nueve sindicalistas por un presunto delito de coacciones y un segundo delito contra los derechos de los trabajadores.

La denuncia partió de la empresa, totalmente controlada por Urbaser, la filial de ACS, tras comprar el 26% que tenía en su poder Babcock. La Fiscalía ve indicios delictivos y solicita una fianza conjunta de 400.000 euros a los acusados –cuantía que estimó Albada en daños-- y una pena de entre uno y dos años de prisión.

La filial de Urbaser se adhiere a la acusación. En auto fechado el 29 de abril, el Juzgado de Instrucción número 6 de A Coruña establece que, en caso de no presentar la fianza, "se les embargarán bienes en cantidad suficiente para asegurar la suma señalada".

Conflictividad y condenas

Llueve sobre mojado en Nostián, donde los tribunales han intervenido con regularidad en los conflictos entre empresa y sindicatos. De hecho, la propia Albada llevó ante las autoridades de Trabajo la huelga de 2013 al considerar que era ilegal, aunque rechazaron sus argumentos.

Antes, los jueces condenaron hasta en dos ocasiones a los trabajadores de la empresa. El Juzgado de Instrucción número 4 de A Coruña falló en contra de tres miembros del comité de empresa condenándolos por amenazas a un trabajador y, a uno de ellos, con una segunda condena por maltrato de obra.

En 2008, el Juzgado de Instrucción número 6 condenó a dos trabajadores por coacciones durante las protestas que se produjeron durante la negociación del convenio colectivo.

Las sentencias, a las que ha tenido acceso este medio, hacen referencia a intentos de condicionar a trabajadores, por coacción o amenaza, para que se adhieran a la acción sindical.

Réplica de la empresa

Los sindicatos a Albada de intentar "criminalizar la respuesta sindical" contra el despido de 19 trabajadores, en palabras del secretario comarcal de la CIG en A Coruña, Xabier Filgueira. Y la empresa replica. En declaraciones a este medio, pide al comité de empresa responsabilidad. "Los trabajadores se merecen un comité de empresa responsable que no esté jugando a las batallas", zanjan en Albada.

La empresa de Urbaser, división que ha puesto a la venta ACS, asegura que los trabajadores despedidos en 2013 fueron readmitidos.

Sin entrar en más detalles del caso, la empresa afirma que ha sido gracias a la alta implicación de los trabajadores que se ha conseguido un alto rendimiento en las instalaciones, que aportan alrededor de dos millones al año de ingresos al Concello.

Actualmente, el convenio de Albada está prorrogado desde enero del año pasado al no iniciarse la negociación colectiva.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad